Todo con medida, hasta la presión

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Otra situación que agrava el problema es la percepción que existe del medio en donde se desempeña cada individuo.

El estrés es una agresión hacia el miedo, la ciudad, el clima y dicha agresión depende de cómo se maneje.

“Si tenemos pensamientos catastróficos, negativos, la inducción del estrés será mayor, pero uno no puede estar sufriendo por cosas que nunca van a suceder”, indicó Julio Yunes, coordinador del Diplomado “Optimización del rendimiento personal y manejo del estrés”.

Entre las medidas que los expertos recomiendan para atacar estas afecciones se encuentran ejercicios de respiración, actividades deportivas y lúdicas en las que se pueda canalizar aquella energía que se generó con el estrés, pero que no pudo utilizarse.

Incluso, en algunos casos es viable acudir a un especialista para poder aprender a identificar la causa del estrés y atacarlo de una forma correcta.

Causas

• Niños: Carga de actividades académicas, deportivas y familiares
• Adolescentes: Se mezclan trabajo y estudios y más toma de decisiones
• Adultos: El trabajo y relaciones interpersonales
• Adultos mayores: Pérdida de responsabilidades, tanto situaciones imaginarias como reales
• En pareja: Desgaste por problemas, con hijos, relación con las familias de cada uno, etc
• Momentos clave: La muerte de un ser querido, pérdida de trabajo, enfermedades o accidentes

Estragos

Afectaciones causadas por el exceso de estrés

• Pérdida de energía y cansancio
• Alergias como comezón, tics nerviosos, sudoración, etc
• Dolores de cabeza, depresión, obesidad, anorexia, bulimia, etc
• El tubo digestivo se perturba y provoca gastritis o colitis
• Alteraciones en la química sanguínea y elevar niveles de colesterol y triglicéridos
• Dolores de espalda, cuello, torceduras, contracturas, etc

Fuente: Julio Yunes

Compartir

Deja un comentario