Contra la enfermedad o a favor de la Salud

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Luchar en contra de la enfermedad no es lo mismo que a favor de la salud. Tan diferentes son estos dos enfoques, que actualmente dividen a muchos participantes de la medicina oficial de aquellos que practican formas alternativas de medicina, especialmente medicina natural.

Esta división es producto de una incomprensión que afecta a los que buscamos mayor salud. El enfoque principal de la medicina moderna es la lucha en contra de la enfermedad, principalmente con el uso de fármacos y cirugía.

Este enfoque nos ha ayudado a resolver problemas serios, sobre todo agudos. Muchas personas están vivas hoy por la intervención de la medicina moderna: el uso de antibióticos, fármacos para tratar diabétes y la posibilidad de transplantes de órganos, así como procedimientos quirúrgicos incluyendo los de la tramatología. Otras personas pueden gozar de mejor calidad de vida por el avance en el tratamiento del asma, artritis, enfermedades del corazón y del dolor.

La medicina moderna ha hecho contribuciones a la salud, pero muy limitadas comparadas a sus éxitos en contra de la enfermedad.

Uno de los principales impulsores de este enfoque de la medicina fue Louis Pasteur, a través de su teoría de gérmenes. Aún en su tiempo, Pasteur estaba consciente de que el otro factor vital de la enfermedad era la resistencia del cuerpo, la calidad del terreno.

Tanto pensaba Pasteur en este hecho que en el momento de su muerte dijo: «Bernard avait raison. le germe n’est rien, c’ est le terrain qui est tout» (Bernard tenía razón, los gérmenes no es nada, el terreno es todo).

Seguramente todos tenemos deseos de tener acceso a una medicina que pueda resolver la crisis de la enfermedad, pero sin descuidar el fomento de la salud. En primer lugar, hay que procurar no enfermarnos. Más énfasis en contra de la enfermedad no necesariamente produce gente más saludable.

El aparato para atacar la enfermedad se ha hecho muy pesado y poco eficiente para resolver como en las enfermedades del corazón, infarto, cáncer, cirrosis, artritis, enfermedades pulmonares y enfermedades mentales. La teoría de causas únicas de las enfermedades no es muy adecuada para enfrentar los nuevos retos.

En general, la medicina natural busca en primer lugar fortalecer las defensas del cuerpo para aumentar su resistencia a las enfermedades.

Está mejor equipada para prevenir los problemas de salud más importantes de la actualidad, como el cáncer, enfermedades del corazón, problemas digestivos, circulatorios y otras enfermedades crónicas degenerativas que tienen causas múltiples (nutricionales de higiene, sociales, mentales, etc.).

En contraste, la medicina moderna está más equipada para el diagnóstico y para la resolución de crisis y prevención del empeoramiento de las enfermedades.

Mayor comunicación entre los profesionales de ambas disciplinas fomentará un beneficio para todos.

Fuente: Mauricio Padilla

Compartir

Deja un comentario