Diabetes

La diabetes afecta el crecimiento del cerebro

Un nuevo estudio determinó que los altos niveles de azúcar presentes en la sangre de los niños con Diabetes tipo 1 pueden afectar el desarrollo normal de su cerebro.

La investigación publicada en la revista Diabetes escaneó los cerebros de niños entre 4 y 9 años de edad con diabetes, analizó sus capacidades mentales, y comparó esos datos con la información arrojada por niños sanos.

Mientras que en la comparación no encontraron ninguna diferencia en las habilidades de pensamiento y memoria, entre los menores enfermos y los que no presentaban el padecimiento, sí hallaron que los diabéticos presentaban un crecimiento general y regional más lento de la materia gris y blanca.

“Nuestros resultados muestran la vulnerabilidad de los cerebros jóvenes en desarrollo a los niveles anómalamente elevados de glucosa (azúcar en sangre), incluso cuando la duración de la diabetes ha sido relativamente breve”, dijo en un comunicado de prensa de la clínica la autora principal del estudio, la Dra. Nelly Mauras, jefa de la división de endocrinología, diabetes y metabolismo del lugar.

La científica mencionó además que a pesar de que los niños eran tratados y recibían apoyo de sus padres e instituciones de cuidado de la diabetes, cerca del 50 por ciento de las concentraciones de glucosa medidas durante el estudio se encontraban en un rango alto.

“Sorprendentemente, las pruebas cognitivas siguieron siendo normales, pero hay que estudiar más si los cambios observados influirán sobre la función cerebral en última instancia”, dijo.

Y mientras que sí existe una asociación entre la enfermedad y el fenómeno de ralentización en el crecimiento del cerebro, los médicos encargados aclararon que no se prueba una relación causal.

Sin embargo, el estudio sirvió para sentar el precedente y a medida que se desarrollen mejores tecnologías, esperan determinar si las diferencias observadas con las imágenes cerebrales pueden mejorar el control de la glucosa.

En el mismo comunicado de prensa, la doctora Karen Winer, coautora del estudio y endocrinóloga pediátrica del Instituto Nacional de Salud Infantil y Desarrollo Humano de EU, dijo que una preocupación constante de los padres de los niños que padecen una enfermedad crónica, es si ésta afectará su cerebro.

“La buena noticia es que hay algunas soluciones viables que llegarán pronto de las cuales los padres deben estar conscientes”, finalizó.

Fuente: HealthDay

Te puede interesar

Más en:Diabetes

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *