¿Es amor o una obsesión?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Todos, en algún momento de la vida, han tenido un amor platónico, es normal, pero si ya lo “eternizaste” e incluso has dejado pasar otras oportunidades amorosas… conviene revisar si es amor o una obsesión.

Cuando una persona se siente enamorada de un imposible tiene una profunda necesidad de estar con éste, pero al mismo tiempo sabe que nunca lo tendrá.

De acuerdo con especialistas, quienes experimentan este tipo de amor tienen ciclos de obsesión y compulsión que paradójicamente generan sensación de bienestar y esta situación se puede convertir en un proceso adictivo, aclara.

Cuando la persona se enamora de un personaje célebre, por ejemplo, tiene claro que es totalmente un imposible, pero si se trata del compañero de trabajo al que ve todos los días, esa sensación de que es factible origina más obsesión.

Expertos comentan que tener un amor platónico es común durante la adolescencia, y tras este periodo, trasciende.

Sin embargo, hay quienes lo viven en la tercera o cuarta década de la vida, y hay más riesgo de que haya un patrón patológico.

Pero ya cuando hemos tenido experiencias (amorosas), y nos obsesionamos por alguien que no nos hace caso, ya tenemos un problema.

Las personas pueden detectar si ya hay una obsesión cuando pasan más de tres horas al día pensando en el amor platónico y construyendo escenarios con él, que son imposibles.

Además, se han distanciado de familiares y amigos, y su productividad se ve deteriorada. Eso sin contar que hacen una pausa en su vida amorosa.

Los psicólogos advierten que, además, esta obsesión puede conducir al desarrollo de conductas de acecho. Ante un amor imposible, la especialista comenta que las personas pueden experimentar ansiedad y depresión.

Hay que canalizar este malestar estableciendo relaciones con nuevas personas y realizando actividades diferentes a las que usualmente se hacen.

Además, es fundamental que se enfoquen en sus actividades cotidianas, especialmente en las que producen bienestar.

Eso sí, si se tiene esta obsesión, lo ideal es acudir con un profesional de la salud mental.

Fuente: Eduardo Calixto

Compartir

Deja un comentario