Libérate al depurar tu casa

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

¿Te ha pasado que abres tu clóset y te encuentras con prendas que ya no te quedan, no te gustan o no usas mucho, pero las tienes ahí «por si acaso»? Para los expertos en organización de espacios, ese es uno de los errores más comunes.

Es clave arrancar el año liberándote al depurar toda la casa, espacio por espacio. Pero más aun, mantenerte así durante todo el año.

Creemos que la felicidad nos la da lo que compramos, pero la realidad es que eso es sólo momentáneo. Entre más adquieres, más tienes que desempolvar, mantener y cuidar, lo que te hace estar al servicio de las cosas,

La limpieza tiene que ser sin apegos ni indecisiones, pues los objetos que están de más detienen la energía y evitan que exista armonía en tu hogar o lugar de trabajo.

Cuando te quedas sólo con lo que amas, usas, necesitas y te hace feliz, es más fácil encontrar todo, porque ahora sabes lo que tienes y puedes darle conscientemente un lugar específico.

El tener un espacio funcional te permitirá ahorrar tiempo al no perderlo buscando cosas extraviadas, ahorrar dinero al no tener que comprar cosas dobles, y enfocar tu energía en actividades que disfrutas.

El siguiente paso en el proceso es organizar correctamente todo, por ejemplo, seguir un sistema: saber cómo y dónde están ciertas cosas. Ello debe hacerse, al menos, una vez al año y sin juntarlo con otros compromisos: hay que destinarle un fin de semana.

Lo anterior se reflejará en la armonía interna de cada persona. Cuando me siento mal, estresada y agobiada, organizo mi espacio y eso me trae de regreso al presente, me enfoca y ayuda a recuperar el balance y a regresar la estructura que me permite sentir mayor libertad.

El desorden equivale a aferrarse al pasado. Si analizaras cada cosa que tienes en casa haciéndote la pregunta ¿este objeto aporta algo a mi vida actualmente?, darías oportunidad a una gran reflexión.

Tips de experta

  • Destina suficiente tiempo a la limpieza y organización; comprométete a realizarla.
  • No siempre es bueno adquirir cajas para guardar, pues las pensarías en función del volumen total de tus posesiones actuales.
  • Unifica los ganchos de tu clóset para que todos sean iguales.
  • Divide por categorías, así sabrás cuando tienes más de algún tipo y puedes deshacerte de uno.
  • Entre lo que más se acumula sin sentido están bolsas, revistas, contenedores de comida sin tapa y cajas de electrodomésticos.

Fuente: Claudia Torre

Compartir

Deja un comentario