Aclaran dudas sobre vasectomía

Aclaran dudas sobre vasectomía

¿Vasectomía? Sí, el hombre también puede ser parte activa en la planificación familiar, pero los mitos que hay alrededor de ella provocan que algunos, quizá la mayoría, no la consideren una opción viable.

Entre lo más temido está la pérdida del deseo sexual y la falta de erección; sin embargo, si alguna llega a aparecer después de someterse a una vasectomía, el origen generalmente es emocional, asegura Moisés Chmelnik, miembro del Colegio Mexicano de Urología.

«Tampoco disminuye la cantidad del semen que se eyacula, que normalmente va de 1.5 a 5 mililitros», aclara el urólogo.

¿Qué es?

La vasectomía consiste en ligar los conductos deferentes, que es por donde pasan los espermatozoides, y que van desde los testículos hasta el pene; se trata de cerrarles el paso a estas células fértiles, explica Anabel Ochoa en su libro Los Anticonceptivos Explicados a los Jóvenes (Aguilar).

Los espermatozoides son sólo una parte de lo que el hombre eyacula; en su viaje, se encuentran con el líquido que produce la vesícula seminal y, juntos, constituyen lo que se conoce como semen; por esta razón, la cantidad de líquido que se eyacula no tiene por qué disminuir, agrega la especialista en sexualidad.

¿Cómo se hace?

Bajo anestesia local, el médico hace una pequeña incisión en la piel de los testículos (escroto), debajo del pene. Ahí ubica los conductos deferentes, uno de cada lado, y los corta, liga, cauteriza o coagula. Después se hace una pequeña sutura en la piel. Esto no lleva más de 20 minutos.

Luego de una hora de observación, el hombre puede regresar a casa para reposar y dejar pasar una semana sin hacer ejercicio o esfuerzos intensos, comenta Anabel Ochoa.

El procedimiento también se puede hacer sin bisturí: en lugar de una incisión, se hace una punción en el escroto, y así se evita la sutura.

Con la vasectomía, la infertilidad no se logra de manera inmediata, advierte Moisés Chmelnik.

«Hay que esperar 20 o 30 días para poder tener relaciones sexuales sin protección, o dejar pasar cinco o seis eyaculaciones», sugiere.

«El criterio para saber cuándo ya eres estéril varía de unos especialistas a otros. Lo ideal es que te hagan un recuento de espermatozoides», escribe Anabel Ochoa.

Si el semen analizado aún contiene espermatozoides, tendrán que utilizar otro método anticonceptivo hasta que dejen de estar presentes.

¿Reversible?

La vasectomía está considerada un método definitivo; pero, en algunos casos, es posible volver a unir los conductos deferentes para permitir de nuevo el paso de los espermatozoides, lo que amerita una cirugía (reanastomosis de la vasectomía) más complicada que la misma vasectomía.

Sólo 30 por ciento de las vasectomías son reversibles, y depende de la técnica que se utilizó para hacerlas y de la habilidad del cirujano.

También puede haber una recanalización de los conductos de manera natural; se da en alrededor de 1 por ciento de los casos; pero si ésta sucede 4 o 5 años después del procedimiento, el hombre ya no produce espermatozoides, porque, además de que su producción disminuye gradualmente, los testículos destruyen los pocos que produce, pues, al no tener por dónde salir, se van a la sangre y se crean anticuerpos contra ellos.

A quiénes se recomienda

Existen criterios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para aconsejar a los hombres la vasectomía:

  • Tener más de 30 años.
  • Haber tenido por lo menos dos hijos.
  • Que se trate de una decisión de pareja.
  • Someterse a una evaluación médica para saber si no hay alguna condición que impida someterse al procedimiento.

Fuente: «Los anticonceptivos explicados a los jóvenes», de Anabel Ochoa.