La obesidad infantil y la resistencia a la insulina

La Obesidad Infantil Y La Resistencia A La InsulinaLejos han quedado las épocas en las que un niño gordito, de brazos y piernas redondos y mejillas pletóricas era símbolo de buena salud y adecuados cuidados maternos. Desde hace muchos años, los pediatras han señalado la importancia de una alimentación correcta desde los comienzos de la vida.

Asimismo, se ha destacado el valor de inculcar hábitos saludables, que se traducen en lograr un peso armónico y una actividad plena. Es que la obesidad o el sobrepeso infantil constituyen un precedente a menudo nefasto para la salud del futuro adulto, que condiciona sus reservas adiposas a la situación corporal de su infancia.

Un avance más en estos conceptos ha surgido de un trabajo publicado en la revista médica The New England Journal of Medicine. Los autores de dicho artículo se desempeñan en la Universidad de Yale (EE.UU.) y en él afirman que el riesgo para la salud que conlleva la obesidad infantil es mayor de lo que se suponía hasta el presente.

Los científicos estadounidenses afirman que cuanto mayor es el peso corporal, mayor es la posibilidad de que los niños desarrollen un síndrome metabólico semejante al de los adultos. En la investigación, de la que formaron parte 439 niños y adolescentes obesos, 20 hermanos no obesos y 31 con sobrepeso, se demostró que cuanto mayor era el índice de masa corporal, que surge de dividir el peso por la talla al cuadrado, mayores eran las chances de desarrollar este trastorno metabólico. En efecto, las cifras establecen que casi el 39% de los niños con obesidad moderada y casi el 50% de los que presentaban obesidad grave, desarrollaban síndrome metabólico.

Cuando se estudió a un pequeño grupo de niños que habían presentado síndrome metabólico, 8 ya habían desarrollado diabetes mellitus, a los 2 años del relevamiento inicial.

Recordemos, sintéticamente, que el síndrome metabólico se define como un conjunto de factores de riesgo, que preceden con frecuencia a la diabetes tipo 2 y a las enfermedades coronarias. Entre estos factores se incluyen: exceso de peso corporal, hipertensión arterial, alteraciones de los lípidos sanguíneos, elevación del ácido úrico y resistencia a la insulina, entre otros. La causa central de esta afección es la resistencia a la insulina, es decir, la pérdida de la capacidad de esta hormona para ejercer sus funciones específicas en diversos órganos (músculos, hígado, tejido adiposo).

La elevada prevalencia de síndrome metabólico entre niños con exceso de peso corporal, acompaña la estadística que demuestra que 1 de cada 3 estadounidenses padece resistencia a la insulina. Esta prevalencia implica un incremento del 61% en las cifras registradas en la década anterior.

Todos estos motivos, señalan la importancia de prestar atención al peso corporal desde los inicios de la vida, no como parte de una obsesión estética o de pautas culturales que indica la moda, sino como una verdadera apuesta para la salud presente y futura de los niños.

Como en otros hábitos a inculcar a los pequeños, el ejemplo familiar y de su entorno resulta una influencia más poderosa que cualquier otro mensaje formal. Por este motivo, desde su hogar, aplique normas de alimentación saludable y de prácticas de actividad física regular.

Fuente: Diabetes Online

Otros temas

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *