El embarazo precoz pone a las adolescentes en condición de vulnerabilidad porque abandonan la escuela y se insertan en el campo laboral con salarios precarios.

Se recordó que México ocupa el primer lugar en embarazos adolescentes entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Entre las consecuencias del embarazo adolescente, se mencionó el abandono del colegio, percepciones laborales raquíticas e incluso algunos decesos.

Más del 90 por ciento de las madres de 12 a 19 años no asiste a clases y estas chicas tienen menos posibilidades de percibir ingresos estables o acceder a empleos especializados y de calidad, de hecho, 9 de cada 10 madres de 15 a 19 años sólo se dedican al hogar.

De acuerdo con datos oficiales, en 2013, el 19.4 por ciento de los nacimientos registrados en México, fueron de madres adolescentes (menores de 20 años).

La paternidad precoz detona una cadena de condiciones de vulnerabilidad agravadas en los hijos.

Fuente: Inmujeres

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *