Una encuesta realizada por investigadores de la Universidad de Washington revela que más de la mitad de las mujeres empiezan a sentir sofocos antes de la menopausia, aunque la mayoría los esperan con el cambio de vida.

Estos resultados no deberían preocupar a las mujeres, pero sí modificarían la mirada que los médicos tienen de este síntoma, indica Susan Reed, autora del estudio e investigadora de la citada institución académica.

Los sofocos y la sudoración nocturna, que están asociados con la menopausia, ocurren cuando los cambios hormonales hacen que los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel se distiendan rápidamente.

Las mujeres con ciclos regulares deberían producir suficiente estrógeno para evitar los sofocos, pero Reed menciona que habría que revisar esta idea.

Con su equipo, les envió un cuestionario a 18 mil 500 mujeres de entre 45 y 56 años. La mitad respondió al sondeo.

El 55 por ciento de las mil 500 mujeres que aún tenían ciclos menstruales regulares y no tomaban medicamentos, como antibióticos ni terapia de reemplazo, dijo que había sentido un sofoco o sudoración nocturna en algún momento.

Fuente: Susan Reed

Te puede interesar

Más en:Por Tu Salud

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *