Alternativa

Aromas de alivio y relajación

Eucalipto para el asma, jengibre para combatir la fatiga, sándalo para inducir el sueño y canela como calmante son algunos de los aceites esenciales que se usan en la aromaterapia para mejorar la salud física y mental, verdaderos aromas de alivio.

Conie Bastar, fundadora y directora del Grupo Conie Bogart Aromaterapia, detalla que los aceites esenciales obtenidos de las plantas, normalmente por destilación de vapor, tienen propiedades antisépticas, antibacterianas y analgésicas, entre otras.

«La lavanda es la reina de la aromaterapia, la más estudiada y la más usada porque su aroma tiene un efecto equilibrador a nivel del sistema nervioso central extraordinario, el árbol de té es un aceite esencial muy recomendado para infecciones de la piel y el eucalipto también es muy usado; en los cítricos tenemos el limón, la naranja y la mandarina y luego todas las hiervas como el tomillo que es muy bueno para reforzar al sistema inmunológico, ideal para fortalecerte y evitar gripas pero también está la albahaca, el romero, el orégano y la mejorana», enlista.

La aromatóloga explica qué sucede en el cuerpo cuando se inhalan las moléculas volátiles aromáticas contenidas en los aceites.

«Al oler estos aceites esenciales, lo primero que hay es un impacto en el sistema nervioso central, las moléculas aromáticas se captan en los cilios del epitelio olfatorio y en fracciones de segundos llegan al cerebro. El cerebro identifica el olor, por una parte, y, por otra parte, esa molécula aromática sirve de disparador sobre los neurotransmisores, lo que permite que si estás muy estresado, por ejemplo, ciertos aromas te relajen», dice.

Por otro lado, las moléculas aromáticas entran por el tracto respiratorio hacia los pulmones y ayudan a oxigenar la sangre.

Cuando el cuerpo recibe un masaje con aceites esenciales, agrega, el masaje actúa en las terminaciones nerviosas del cuerpo produciendo calma y estimulando el flujo energético que alivia la tensión, elimina toxinas y crea tejidos sanos.

Los aceites esenciales tienen múltiples usos como mejorar el estado anímico, combatir problemas respiratorios, contrarrestar infecciones y aliviar trastornos hormonales.

«El campo más amplio de la aromaterapia es en estados emocionales y mayormente para buscar contrarrestar el estrés, el otro campo es para problemas de índole respiratorio, la manera de llevar la aromaterapia al cuerpo es vía respiratoria y hay aceites esenciales que tienen bondades para ayudar al sistema respiratorio como el eucalipto que es broncodilatador y expectorante o la menta», detalla.

De acuerdo con su peso molecular, los aceites esenciales de notas altas funcionan como reanimantes, los de notas medias funcionan como equilibrantes y los de notas bajas son relajantes.

Ya en la práctica, dice, los aceites esenciales se pueden usar puros, en forma de brisas o como aceites corporales. También como activos para productos que se aplican directamente sobre la piel como crema, champú, gel de baño o incluso en pomadas.

Multiusos

Algunos usos de los aceites esenciales son:

  • Árbol de té. Coadyuvante en problemas de la piel: acné, dermatitis, sarna, úlceras, caspa, piquetes de insectos.
  • Canela. Recomendado para la debilidad, el agotamiento nervioso y el estrés. Estimula la circulación.
  • Eucalipto. Laringitis, asma, neumonía, reumatismo. Agotamiento, depresión. Purifica el aire.
  • Naranja. Ansiedad, vértigo, nerviosismo, flatulencias, circulación lenta.
  • Jengibre. Auxiliar en fatiga mental, en casos de artritis, dolores musculares, estimula la circulación y el apetito, controla la indigestión, cólicos y náuseas. Estimulante y euforizante.
  • Lavanda. Equilibrante del sistema nervioso, regenerante celular, sedante. Ayuda a regenerar la piel en quemaduras y heridas leves, auxiliar en dolores musculares, acelera la cicatrización.
  • Sándalo. Reduce la ansiedad, relajante, induce al sueño y la meditación. Suaviza la piel, evita las arrugas y grietas en los pies. Problemas de vías urinarias y cistitis. Afrodisiaco.
  • Mandarina. Hipertensión, calmante sedativo de sistema nervioso, histeria, insomnio. Ayuda en hipo, calambres y retención de líquidos.
  • Patchouly. Reduce la grasa del cuero cabelludo, caspa y resequedad. Regenera los tejidos y favorece la reproducción de células sanas. Antidepresivo, afrodisiaco. Potente antiinflamatorio.
  • Tomillo. Expectorante en vías respiratorias, bronquitis, asma, catarro, gripe. Antibiótico natural, controla náuseas, digestivo, parasitosis. Coadyuva en problemas de la piel, inflamaciones y eczemas.

Fuente: Conie Bastar

Te puede interesar

Más en:Alternativa

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *