La formación de los hijos comienza en casa

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Dicta la sabiduría popular que “la palabra convence, pero el ejemplo arrastra”, y en el caso de la formación de los hijos, este dicho tiene mucha razón.

En ocasiones los padres de familia creen que la escuela es el único lugar de aprendizaje para sus niños y se deslindan de la responsabilidad que tienen en lo que a formación se refiere.

Pero no podrían estar más equivocados. Las enseñanzas que formarán el carácter de sus hijos y el tipo de personas que serán dependerán de lo que ellos les transmitan. Hay cosas que no se pueden aprender en el aula.

Lucy Garza de Llaguno, experta en Ciencias de la Familia, explica que los papás y las mamás confunden educación con formación.

“Hay también una escuela informal que viene siendo la convivencia diaria”, comenta, “y esa convivencia diaria es un aprendizaje informal, pero muy determinante en la formación de los hijos y ésta se da únicamente en la familia”.

Valores como el respeto, la tolerancia, honestidad, convivencia pacífica, obediencia a las reglas, comportamientos y buenos modales son aprendizajes que sólo pueden ser adquiridos a través de la experiencia diaria y de los ejemplos en la familia.

Betty Arias, fundadora de la Asociación de Psicólogos Escolares, menciona que la escuela sí ayuda a los papás, pero no es la responsable de la formación de los niños.

“Es como si en el colegio te dicen ‘no debes decir malas palabras’, ‘debes ser respetuoso’, y llegas a tu casa y tu papá grita maldiciones y casi te golpea.

Luego se quejan de que el niño golpea y dice maldiciones, pues de quién es la culpa, es de los papás“, expresa.

Para Juan Gerardo Garza, director del Centro de Valores Éticos del Tec de Monterrey, la educación que se da en casa es insustituible.

“La escuela complementa, la escuela primordialmente instruye, pero quienes forman realmente son los padres”, menciona.

Garza comenta que cualquier aprendizaje de valores sociales, como el respeto y la tolerancia, se adquiere mediante la convivencia con otras personas, primordialmente a través del ejemplo.

“Aprendemos no en función de lo que se nos dice, sino de manera particular de cómo vemos esos comportamientos en los demás”, explica.

La familia, pese a que actualmente existen otros factores, como el internet y las redes sociales, sigue siendo el factor que más impacto tiene en la formación de la persona, comenta Garza de Llaguno.

Los papás y mamás no pueden exigir a sus hijos que se comporten de cierta manera cuando ellos no lo hacen.

“La incongruencia, es decir, no actuar conforme a lo que nosotros mismos decimos o no respetar las propias reglas que establecemos, pues crea un descrédito”, observa Garza Treviño.

Esto podría llevar a los hijos a pensar que, si sus papás no obedecen tal o cual regla, pues no es necesario que ellos lo hagan.

Las lecciones

Los valores y enseñanzas que sólo en casa pueden adquirirse tiene la particularidad de forjar el carácter y permanecer indelebles. Éstos son algunos de ellos:

• Respeto
• Tolerancia
• Honestidad
• Convivencia pacífica
• Obediencia a las reglas
• Servicio
• Buenos modales

¿Qué requieres para la formación de tus hijos?

Tiempo: Si los padres no conviven con sus hijos no puede haber ese proceso formativo.

Afecto: Es muy importante que los papás les digan a su hijos, no sólo con palabras sino también con acciones, que los quieren.

Compañía: Ayudarles a tomar decisiones y a definirse metas, para que luego puedan hacerlo por ellos mismos.

Fuente: Lucy Garza de Llaguno, Betty Arias y Para Juan Gerardo Garza.

Compartir

Deja un comentario