¿Qué significa perdonar?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Perdonar beneficia tu salud mental y física, además de ser una herramienta terapéutica para superar traumas; descubre cómo lograrlo.

Vivir con resentimiento propicia que las personas experimenten emociones negativas como ira, estrés y hasta depresión; en contraste, aprender a perdonar aporta beneficios importantes para la salud mental y física.

Descubre todo lo que el perdón puede hacer por ti, cómo alcanzarlo e, incluso, pedirlo.

¿Por qué es importante perdonar? La falta de perdón puede provocar que una persona viva con amargura, hostilidad, odio, ira, miedo o deseo de venganza, por lo que perdonar puede funcionar como una herramienta terapéutica para afrontar traumas, coinciden especialistas.

¿Qué significa perdonar? Un gesto de comprensión -ayuda a ponerse en el lugar del otro-, generosidad, humildad y liberación.

Requiere que la persona haga una evaluación consciente y realista sobre la ofensa o daños que sufrió o que causó a otro. Incluye reconocer la responsabilidad del agresor, pero se decide no vengarse ni castigarlo.

Perdonar NO es…

  • Sinónimo de reconciliación.
  • Tolerar actos ofensivos o dañinos de otra persona.
  • Renunciar a la búsqueda de la verdad ni a la justicia.

Primeros pasos para perdonar

Aunque se trata de un proceso individual que puede necesitar años y depende de cada persona y el nivel de la ofensa, existen algunos pasos generales que te pueden ayudar.

1. Analiza cómo te sientes y admite si alguna acción que hicieron contra ti no está bien.

2. Identifica tus sentimientos al pensar en la ofensa: ¿sientes angustia, dolor, malestar?

3. Date un tiempo para reflexionar antes de actuar impulsivamente e intentar dañar también al otro.

4. Practica técnicas de relajación, antiestrés o yoga, que pueden ayudarte.

5. Evita centrarte en tus sentimientos heridos.

¿Cómo saber si perdonaste de verdad?

  • Sustituyes las emociones negativas por unas más positivas o neutrales hacia quien te agredió, ya sea de manera súbita, gradual, parcial o total.
  • Sientes paz y ya no hay rencor al recordar o ver a quien te ofendió.
  • Aprendes a aceptarte como eres y a aceptar situaciones externas.
  • Erradicas los deseos de venganza.

¿Y si tú ofendiste?

Perdonar resulta tan difícil como pedir perdón, pero aceptar la responsabilidad de las acciones que realizas también permite tener una mejor salud mental y calidad de vida, ya que puedes vivir sin culpas.

Identificar si tus actos dañan a otra persona también te da la oportunidad de practicar la empatía. Contrario a la idea de que pedir perdón es un signo de debilidad, en realidad puede tratarse más de un acto egocéntrico.

Si tú heriste a alguien:

  • Admite tu responsabilidad y culpabilidad.
  • Pide disculpas. Para llegar a este punto es importante que seas consciente de que requieres que te disculpen no para que el otro ya no esté enojado contigo, sino porque reconoces el dolor que le causaste.
  • Pregunta si existe una forma en la que puedas enmendar tu error.

A veces, uno puede ser su peor enemigo. ¿Cuántas veces te has juzgado, reprochado o lastimado por algo que hiciste o que no hiciste? ¿Y cuántas te has sentido culpable por equivocarte?

Perdonarse a uno mismo es una práctica que promueve la salud mental, el bienestar y el autocuidado, pues resulta fundamental para seguir adelante y no estancarse en el pasado.

Fuente: Dulce Soto

Compartir

Deja un comentario