Belleza & Piel

¿Feo? Quizá sea por el cigarro

¿Feo? Quizá sea por el cigarroMás importante que aplicarse esa crema carísima cuyos efectos parecen casi milagrosos, es evitar el sol y el tabaco puesto que ambos aceleran el envejecimiento cutáneo. Muchas veces no somos conscientes de que por muchas cremas que usemos, los daños de ambos junto a otros factores como las dietas inadecuadas o la contaminación, nos pasan factura…

Si nos centramos en el tabaco, y teniendo en cuenta el gran número de mujeres fumadoras en España, puedo deciros que está demostrado científicamente que el consumo de tabaco provoca arrugas prematuras. ¿Por qué se producen? Por alteración de las fibras elásticas de la dermis. ¿Y dónde aparecen? Principalmente alrededor de la boca pero también cerca de los ojos. Además la piel se reseca y su color se vuelve más grisáceo y apagado, el pelo se vuelve seco y quebradizo…

Todo esto ya lo describió en 1985 el Dr. Douglas Model en un artículo (Smoker´s face: an underrated clinical sign?) en el British Medical Journal, en el describía la llamada «cara del fumador» y describía a una mujer de 50 años que en su momento había sido atractiva pero que tras años de fumar (más de 10), presentaba aspecto envejecido con arrugas muy marcadas en el rostro y mayor profundidad de las líneas de expresión, huesos faciales prominentes y una piel atrófica opaca … vamos, que con este cuadro de los horrores ¡ya tenéis una razón más e importante para dejar de fumar! De hecho en Estados Unidos comprobaron que muchas mujeres habían dejado de fumar más por miedo a las arrugas que al cáncer de pulmón.

Estoy segura de que las que sois fumadoras y habéis conseguido, con mucho esfuerzo, dejarlo, os habéis visto más guapas con una piel más luminosa y sana que recuperaba de nuevo su tono rosado. Los fumadores pasivos también nos beneficiamos porque el humo del tabaco también nos afecta y si no, fijaros en el aspecto de vuestra piel tras una noche de marcha.

Merece la pena dejar de fumar, porque así como los efectos del sol son bastante irreversibles, la piel puede recuperarse parcialmente tras dejar de fumar. ¿En cuanto tiempo? De meses a años, dependiendo de la cantidad de pitillos y de los años de tabaquismo.

Otra cosa que no debéis olvidar es que el tabaco, además de provocar todo tipo de tumores (incluido el cáncer de labio), también altera la cicatrización, por lo que si tenéis que someteros a cualquier operación quirúrgica, ya sea con anestesia local o general, debéis suprimir el tabaco como mínimo de 1 a 3 semanas antes y 4 a 5 semanas después. Y ya puestas ¿por qué no lo dejáis definitivamente?

Fuente: elmundo.es

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *