Sexy-Salud

El exceso de colesterol y tu sexualidad

El exceso de peso y el consumo de alimentos ricos en grasas no solo dañan el cuerpo, también pueden afectar la vida sexual.

Harold Aguirre, presidente de la Asociación Ecuatoriana de Obesidad, explica que hay una relación directa entre las dislipidemias (altas concentraciones de colesterol o triglicéridos en sangre) y la disfunción eréctil.

Todo empieza en el endotelio, dice, que es una capa de células que cubre el interior de las arterias y que facilita el desplazamiento de la sangre.

«El endotelio secreta óxido nítrico que es un potente vasodilatador, altos niveles de colesterol en sangre afectan esta secreción provocando disfunción endotelial, esto se traduce en la imposibilidad de la arteria de aumentar su diámetro dificultando el flujo sanguíneo», detalla.

Dado que las arterias helicinas, que son las arterias que permiten el flujo de sangre en el pene, son muy estrechas, son las primeras afectadas por la disfunción endotelial.

«Cuando el pene está en flacidez estas arterias están vacías y para lograr la erección se llenan de sangre por mecanismos fisiológicos y químicos, entonces si los vasos sanguíneos no pueden dilatarse, no pasa suficiente sangre para llenar las arterias helicinas y no hay erección», explica.

Mientras las arterias del pene miden entre 1 y 2 milímetros de diámetro, las arterias coronarias miden entre 3 y 4 milímetros, por eso la primera manifestación de que el colesterol está causando problemas puede ser la disfunción eréctil.

«La disfunción eréctil precede entre 2 a 8 años el desarrollo de enfermedad arterial coronaria sintomática, cuando aparece este problema es un signo de alarma previo a un infarto agudo del miocardio o a un accidente cerebrovascular, esto es bien importante», subraya.

De acuerdo con Aguirre, el 64 por ciento de los hombres con infarto agudo al miocardio tuvieron antes disfunción eréctil.

Algunos de los factores de riesgo que predisponen a padecer disfunción eréctil son la obesidad, el síndrome metabólico, niveles elevados de colesterol y triglicéridos en sangre y el hábito de fumar.

«Todo hombre con disfunción eréctil sin síntomas cardiovasculares debe ser considerado como portador de una enfermedad cardiovascular grave hasta que no se compruebe lo contrario», asegura Aguirre.

Fuente: Harold Aguirre

Te puede interesar

Más en:Sexy-Salud

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *