Cada tatuaje prepara el cuerpo para responder al siguiente

Cada tatuaje prepara el cuerpo para responder al siguiente

Actualmente, más del 30% de los estadounidenses están tatuados. Sin embargo, pocos estudios se han centrado en el impacto biológico más allá de los riesgos de cáncer o infección.

El tatuaje crea una imagen permanente al insertar tinta con pequeños pinchazos debajo de la capa superior de la piel. Tu cuerpo interpreta un nuevo tatuaje como una herida y responde en consecuencia, de dos maneras generales.

Las respuestas inmunes innatas implican reacciones generales al material extraño. Por lo tanto, hacerte un nuevo tatuaje provoca que tu sistema inmunitario envíe glóbulos blancos llamados macrófagos para comerse a los invasores y sacrificarse para protegerte contra las infecciones.

Tu cuerpo también lanza lo que los inmunólogos llaman respuestas adaptativas. Las proteínas en la sangre tratarán de combatir y deshabilitar invasores específicos que reconocen como un problema.

Hay varias clases de estas proteínas, llamadas anticuerpos o inmunoglobulinas, y continúan circulando en el torrente sanguíneo, en busca de encontrar el mismo invasor nuevamente. Así, estarán listas para lanzar una respuesta inmune la próxima vez.

Esta capacidad de adaptación del sistema inmune significa que podríamos medir las inmunoglobulinas en la saliva como aproximaciones del estrés previo causado por los tatuajes.

En una investigación en Samoa, se recolectó saliva al comienzo y al final de cada sesión de tatuajes, controlando la duración del evento. También se midió el peso, la estatura y la densidad de grasa de los destinatarios para tener en cuenta la salud.

De las muestras de saliva, se extrajo la inmunoglobulina A del anticuerpo, así como la hormona del estrés cortisol y la proteína C reactiva del marcador inflamatorio.

La inmunoglobulina A se considera una defensa inmune de primera línea y proporciona protecciones importantes contra los patógenos frecuentes como los del resfriado común.

Al comparar los niveles de estos marcadores biológicos, se determinó que la inmunoglobulina A permanece más alta en el torrente sanguíneo incluso después de que los tatuajes sanan.

Además, las personas con más tiempo «bajo la aguja» produjeron más inmunoglobulina A salival, lo que sugiere una respuesta inmune mejorada a recibir un nuevo tatuaje en comparación con aquellos con menos o ninguna experiencia en tatuajes.

Este efecto parece depender si recibes múltiples tatuajes, no solo el tiempo transcurrido desde que recibiste uno.

Este refuerzo inmunológico podría ser benéfico en el caso de otras lesiones cutáneas y para la salud en general.

Hacerse un tatuaje parece ejercer un efecto primario: así lo llaman los biólogos cuando las células inmunes ingenuas se exponen a su antígeno específico y se diferencian en anticuerpos que permanecen en el torrente sanguíneo durante muchos años.

Fuente: Christopher D. Lynn

Otros temas

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *