Poner almohadas en zona lumbar y cuello distribuye la tensión de la columnaMantenerse en el peso adecuado, hacer ejercicio físico y relajarse con frecuencia (cinco minutos por cada 55 de actividad), prevendría dolor de espalda baja o lumbalgia, una de las principales causas de consulta en los Hospitales Generales de Zona del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Indicó lo anterior el coordinador Clínico del Hospital de Urgencias Traumatológicas del Instituto, en Pestalozzi, Narvarte, Francisco Jesús Rivera Rodríguez, quien precisó que el setenta por ciento de las lumbalgias consisten en una contractura muscular debido a tensión en la zona donde ocurre, más frecuentemente en el lado derecho.

La lumbalgia, explicó, puede estar ocasionada principalmente por dos causas: por esguinces (torcedura) de columna lumbar o por inestabilidad de la columna, y la de tipo muscular. Están más propensos a padecerla quienes cargan mucho peso, los obesos y quienes llevan una vida sedentaria o pasan largos periodos sentados.

La sugerencia para la población en general es descansar cinco minutos por 55 de actividad (trabajo, en el hogar, en la escuela), a fin de no acumular por mucho tiempo la tensión en la espalda baja además de realizar algunos movimientos para relajar el cuerpo (estiramientos).

Otra advertencia, dijo, es no dormir en cama demasiado dura ni tampoco muy suave, ni sobre colchones de agua o inflables. En el primer caso la columna se mantiene muy rígida y en el segundo es demasiado flácido y la estructura ósea adopta posturas incorrectas.

Para dormir, precisó, se deben usar almohadas con el propósito de mantener estabilizada la columna y distribuir mejor la tensión. La posición boca abajo, aclaró, es la menos recomendable, pero si se acostumbra, entonces es necesario poner una almohada en el abdomen para que la curvatura de la espalda no lastime la zona lumbar.

Acostarse boca arriba es mejor, agregó, pero hay que colocar sin levantar demasiado para que quede a nivel horizontal– almohadas: una en el cuello (en el hueco que queda entre la cabeza y los hombros), otra en la curvatura de la zona lumbar (espalda baja), y una más debajo de las rodillas para que se flexionen un poco y ayude a que la cadera no esté tan curva.

Explicó el doctor Rivera Rodríguez que si acostumbra acostarse de lado, es conveniente abrazar una almohada grande para abarcar el brazo y la pierna que quedan arriba y sin soporte. También, se puede optar por una almohada para cada una de estas extremidades. Ello, porque los hombros son más anchos que la cabeza y la cadera más que la columna, además de que en esta posición también es común que el cuerpo se vaya hacia adelante, lo que genera una rotación de la columna. Es mejor si se duerme intercalando estas dos últimas posiciones.

Asimismo es importante, concluyó, que antes de empezar cualquier actividad física, aunque ya se haga algún deporte de manera regular, se realice una rutina de calentamiento, a fin de evitar una contractura e incluso un desgarre muscular, porque el músculo responde con mucha fuerza a un movimiento, sobre todo cuando está frío.

Fuente: Mediks

Te puede interesar

Más en:Por Tu Salud

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *