La Migraña

La MigrañaLa migraña es un dolor punzante e intenso en la cabeza que dura de unas cuantas horas a varios días. Hay dos tipos: la clásica y la común. La migraña clásica es precedida por un aura o prodromo que se caracteriza por mareo, estado de ánimo variable, pérdida de apetito y distorsiones visuales, como destellos de luz y puntos ciegos.

Esta etapa previa no se da en la migraña común, que aparece de manera repentina cuando los vasos sanguíneos se dilatan y producen un mayor flujo sanguíneo que ocasiona un dolor punzante. En ambos tipos, el dolor casi siempre empieza en las sienes y puede abarcar rápidamente todo un lado de la cabeza. En algunos casos se extiende al otro costado, o se alterna de uno a otro flanco. A menudo va acompañado de pérdida de apetito, náuseas, vómito y mayor sensibilidad a la luz.

Las migrañas se presentan a cualquier edad, pero son más comunes entre los 25 y 55 años. Son tres veces más frecuentes en mujeres que en hombres y existen antecedentes familiares de dolores de cabeza hasta en 60 por ciento de los casos. La fluctuación de niveles de serotonina, una sustancia química del organismo parecida a las hormonas y que actúa sobre los vasos sanguíneos, causa la migraña, aunque se desconoce exactamente cómo lo hace.

Los factores desencadenantes, que varían de una persona a otra, comprenden: cambios hormonales relacionados con el ciclo menstrual femenino, el clima, las luces brillantes, el estrés, los olores, el alcohol, el chocolate y otros alimentos.

Diagnóstico

Por regla general, el médico puede diagnosticar la migraña tras interrogar al paciente acerca de la naturaleza de los dolores de cabeza y sobre las causas que los provocan. Sin embargo, puede ordenar análisis de sangre y de orina, y una gammagrafía Tc o estudios IRM para descartar un tumor cerebral y otras posibles causas.

Tratamientos Médicos

Existen tres procedimientos médicos para el tratamiento de las migrañas:

Fármacos profilácticos. Se toman diariamente para prevenir las cefaleas. Pueden ser beta bloqueadores en dosis reducidas, generalmente propranolol (lnderalici); bloqueadores de los canales de calcio como el verapamil (Dilacoran) o el diltiazem (Tilazem); antidepresivos tricíclicos como la amitriptilina (Tryptanol) o la doxepina (Sinequan); anticonvulsivos como el ácido valproico (Depakene), y antiserotonínicos como la metisergida.

Antimigrañosos. Se toman al primer signo de advertencia para impedir una cefalea totalmente desarrollada. Estos incluyen sumatriptán (Imigran). Existen otros medicamentos antimigrañosos entre los que destacan los alcaloides ergotínicos, como el Cafergot, que contiene cafeína, al igual que el Ergocal, que puede tomarse colocando una pastilla debajo de la lengua. En ciertas personas el Naproxeno (Flanax o Dafloxen) también surte efecto.

Drogas sintomáticas. Se administran en caso de cefaleas prolongadas e intensas. Es frecuente que se inyecten; entre ellos se cuentan el mitrex, la dihidroergotamina (Tonopan o Parsel), la proclorperazina y ciertos hipnoanalgésicos tales como la meperidina (Demerol). Muchas personas prueban una combinación de tratamientos antes de poder encontrar algún régimen eficaz.

Terapias Alternativas

Autorregulación fisiológica. Se enseña a los pacientes a dirigir hacia otro lugar parte del flujo sanguíneo de la cabeza, aprendiendo a elevar la temperatura de las manos.

Herbolaria. En algunas personas, las cápsulas de matricaria tomadas diariamente han demostrado que reducen la frecuencia de las migrañas, también el consumo del té de matricaria con betel tiene buenos resultados

Nutrición. Aunque la cafeína es muy eficaz para contrarrestar la migraña, también es un desencadenante común. Los especialistas en cefaleas aconsejan eliminar el vino, las anchoas, los quesos fuertes, las carnes procesadas y otros alimentos que contengan nitritos, así como los alimentos fermentados. Algunos estudios han descubierto que las altas dosis de vitaminas, sobre todo la A, pueden desencadenar la migraña. En cambio, tomar 100 miligramos de niacina (ácido nicotínico) durante la etapa prodrómica puede contrarrestarla.

El consumo frecuente de un jugo que contenga tres hojas de lechuga, 1 naranja, 1 manzana, 1 cucharada de fresas, da buenos resultados

Yoga y meditación. Algunas personas aprenden a frenar la migraña durante la fase prodrómica mediante estas técnicas.

Autotratamiento

El mejor procedimiento es identificar y después evitar, tanto como sea posible, los factores que desencadenan las migrañas. En muchos casos, adoptar un estilo de vida que proporcione descanso adecuado, ejercicio constante y un patrón alimentario que evite situaciones de hambre cubre totalmente las necesidades especificas para prevenirlas. Una estrategia que puede frenar la migraña durante la etapa prodrómica es tomar aspirina o ibuprofeno con un refresco de cola o un café cargado, y acostarse en una habitación tranquila y oscura.

Otras Causas de Cefalea

Los dolores de cabeza en racimo son similares a las migrañas, pero tienden a ser más intensos, de menor duración y se presentan uno tras otro. Otras cefaleas se deben a la tensión y la sinusitis. Muchas enfermedades, desde el resfriado común hasta los tumores cerebrales, también producen dolores de cabeza.

Fuente: Notimex

Otros temas

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *