Por Tu Salud

La pérdida del cabello y el coronavirus

La pérdida del cabello y el Covid

Fueron semanas duras y no sin angustia, pero finalmente has superado esa infección por Covid-19. Ahora, piensas, queda sólo un problema: ¿por qué de pronto tanta caída de pelo?

Y es que, además de la fatiga, el dolor de cabeza, la disnea y la pérdida del gusto y el olfato, la pérdida del cabello es una de las secuelas más comunes tras sobreponerse a la fase infecciosa de Covid-19.

De hecho, en la revisión sistemática y metaanálisis que científicos de México realizaran enlistando más de 50 secuelas persistentes, 25 por ciento de los más de 47 mil pacientes cuya información fue analizada presentaron esta afección.

Un problema que es conocido como efluvio telógeno postcovid, generado principalmente por el estrés. En ocasiones dice el paciente: ‘Oye, se me está cayendo el pelo después de haber tenido Covid’.

Lo que sucede es que las hormonas del estrés, principalmente el cortisol, aumentan demasiado y nuestro cuerpo responde acumulándolo a nivel de la piel cabelluda. Cuando se acumula el cortisol, empieza a caerse el cabello, tal cual.

De acuerdo con estudios, la caída del pelo por efluvio telógeno es el resultado de un estímulo que detiene de manera repentina la fase de crecimiento de los folículos pilosos -conocida como anágena- dando paso a las fases de involución -catágeno- y de reposo del folículo -telógeno-.

Es decir, un porcentaje de cabello mayor del habitual pasa de la referida fase de crecimiento a la de reposo, tras la cual se desprenden prematuramente para dar paso a un nuevo crecimiento.

De ahí que se pase de perder de 100 a 150 cabellos al día, que constituye el promedio, a una cantidad mayor visible al peinarse o lavarse el cabello durante el baño.

Por suerte, al no tratarse de un padecimiento que cause pérdida de folículos capilares, el cabello volverá a crecer eventualmente.

El efluvio tarda entre tres y seis meses en quitarse, y hay que usar varios tratamientos para corregir, y también se refiere que la pérdida de cabello tras infectarse de SARS-CoV-2 puede ser por dermatitis seborréica, habitualmente confundida con caspa.

Tiene la piel cabelluda, igual, altas concentraciones de niveles hormonales estresantes, y entonces el pH se pierde, y la piel se empieza a resecar”, detallan los médicos.

Se les empieza a caer el pelo, no tanto, pero sí da una comezón tremenda. Entonces, se puede malinterpretar como si fuera una caspa, pero no es caspa; es dermatitis seborréica, pero a consecuencia de haber tenido Covid.

Entre los tratamientos para esto, que se estima parece afectar en mayor proporción a mujeres que a hombres, expertos enlistan la melatonina, la cual servirá para regular el alterado ciclo del cabello.

Asimismo, el uso de champú capilar hidratante, o en ocasiones antifúngicas tópicos o ingeridos.

A veces se usa cortisona tópica. Cortisol es la molécula de nuestro cuerpo y cortisona es la molécula sintética; la cortisona disminuye el cortisol de manera tópica.

Todo esto, se remarca, con una consulta de por medio y de la mano de algún médico especialista que lo recete.

Fuente: Miguel Ángel Gou

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published.

More in:Por Tu Salud