Dieta & Nutrición

Advierten efectos de globalización sobre nutrición

Advierten efectos de globalización sobre nutriciónEl experto mexicano Juan Rivera alertó el miércoles sobre los efectos de la globalización en la nutrición, uno de los temas que se tratarán en el Primer Congreso de Nutrición en Salud Pública, que se celebrará en Barcelona, noreste de España.

Rivera, que es director y fundador del Centro de Investigación en Nutrición y Salud mexicano, dependiente del Instituto Nacional de Salud Pública, subrayó en una entrevista la trascendencia de ese encuentro internacional, inicialmente por su valor simbólico.

“Significa un reconocimiento a la necesidad de crear un foro de intercambio y discusión internacional sobre los problemas que afectan a la nutrición de poblaciones humanas en esta aldea global”, dijo el especialista, antes de partir al foro de Barcelona.

Según Rivera, «la globalización ha tenido efectos importantes en los sistemas alimentarios, que abarcan la producción, procesamiento, distribución, preparación y el consumo de alimentos”. Este fenómeno, a su vez, ha derivado en “cambios en el estado de nutrición y salud de la población”, entre los que resaltó la mala alimentación y la obesidad.

“El gran reto es cómo abordar esta doble carga de desnutrición y mala nutrición por exceso”, dos cuestiones que “tienen efectos adversos en la salud y en el desarrollo humano”, anotó.

La desnutrición “merma las capacidades de quienes la padecen, especialmente los niños durante el estado de gestación de sus madres y en los primeros años de vida, lo que tiene efectos adversos en el desarrollo de capital humano a lo largo de la vida”, dijo el experto.

Mientras que la obesidad “aumenta el riesgo de enfermedades crónicas relacionadas con la nutrición”, como la diabetes mellitus, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y varios tipos de cáncer, agregó.

Rivera dijo que este último mal “es el resultado del desbalance entre la ingestión y el gasto de energía derivados de una sociedad en la que la ingestión de alimentos con alta densidad energética y de bebidas azucaradas es sumamente elevado y la actividad física ha disminuido notablemente”.

Según el estudioso, “parte del problema se debe a la falta de información y conciencia sobre la gravedad del problema y sus consecuencias en la población”.

Fuente: EFE

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *