La formación de los hijos comienza en casa

Dicta la sabiduría popular que «la palabra convence, pero el ejemplo arrastra», y en el caso de la formación de los hijos, este dicho tiene mucha razón.