11 maneras fáciles para reducir las calorías

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Para bajar de peso, necesitas quemar más calorías de las que consumes, lo que inevitablemente significa una cosa: controlar las porciones. Pero no necesariamente estás condenado a pasar hambre hasta que alcances tu objetivo.

«El control de porciones no significa que tengas que comer porciones pequeñas de todo«, dice Lisa Young, autora de «The Portion Teller Plan: The No-Diet Reality Guide to Eating, Cheating, and Losing Weight Permanently». «No quieres sentir que estás a dieta, pero tienes que ingerir menos calorías».

Aquí encontrarás 11 maneras fáciles para disminuir las porciones, reducir calorías, y perder grasa sin contar los minutos hasta tu siguiente comida.

Bebe un vaso grande de agua antes de comer. Llenar de agua tu estómago naturalmente hará que sea menos probable que consumas comida en cantidades extremas. Además, si ‘suena’ tu estómago, quizá sea porque en parte estás deshidratada. Así que tomar agua podría quitarte esa ‘hambre’ por completo.

Usa ropa más ajustada. Y es que al momento de comer, seguramente sentirás como se ajusta la ropa a tu cuerpo, ese será un buen indicador para dejar de comer.

Come más verduras. Completar tus comidas con vegetales es una manera fácil de consumer menos calorías. La espinaca por ejemplo, no solo le agrega color a tus emparedados, sino fibra. ¿Y qué tal si sustituyes la mitad de la carne molida por champiñones? Agrégale manzana a tu avena o cambia el pan por un pan pita para rellenar.

El color y lo que comes. Según un estudio de la Universidad de Cornell, cuando el plato y la comida que esta en él tienen un bajo contraste de color, como en una pasta con salsa tipo Alfredo, las personas tienden a comer 22% más.

Reconsidera tu consumo de granos y almidones. Si te desayunas un yogur con granola, primero llena tu copa con el lacteo y luego agregale algo de granola, no al revés. El arroz, prefiere el integral, aunque se tarde más en la preparación.

Relájate al comer. Bájale a la luz, pon una buena música y tómate el tiempo necesario para disfrutar los alimentos. Comer tranquilos disminuye la cantidad de calorías que se consumen. Recuerda masticar despacio y apoyar el tenedor en la mesa entre cada bocado.

Que te cueste comer. Elige alimentos que requieran ser pelados, como unos pistaches o nueces, o frutas como la naranja o la mandarina. Aunque no lo creas no comerás tanto.

Separa las porciones a consumir. Cuando te sientas con tu bolsa de papas, ¿sabes cuántas te comes? Investigadores contabilizaron que las personas que no ven lo que se comen, pueden llegar a consumir hasta el 50% más de lo recomendado.

Come una sopa antes del plato fuerte. Auque parezca contradictorio agregar más comida, el consumirla puede disminuir el consumo total de calorías. Un estudio determinó que las personas que consumieron una sopa durante su comida redujeron en un 20% el total de calorías. Así que una rica sopa con verduras es la compañera ideal para tus comidas.

Cero distracciones. Apagar el televisor y el teléfono celular parece de otra época, ¿no? Bueno, según un estudio, hacerlo te permitirá comer más tranquila y sobre todo, atenta a lo que consumes. ¿Y en la oficina? Mejor busca un lugar específico donde comer, terrible idea hacerlo en tu escritorio.

¿Y mi postre? Muchas personas se han acostumbrado a comer algo dulce al terminar su comida. Cambia tu ritual, mejor tómate un té bajo en cafeina, como de canela, menta o una mezcla frutal. Y acompáñale con una galleta baja en calorías o nada, qué mejor.

Fuente: CNN

Compartir

Deja un comentario