Ideas para una Navidad más saludable

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

¿Una “Navidad saludable” para todos? Es bueno recordar que es posible si se hacen pequeños cambios en el menú.

Consumir un exceso de calorías en el periodo navideño es muy fácil. Basta comer unas papas fritas, una salchicha y beber dos vasos de vino para agregar a la dieta 500 calorías.

En promedio, se estima que la gente gana al menos dos kilos y medio de peso en cuatro semanas del período festivo. Y sólo en el día de la cena o almuerzo de Navidad puede llegar a consumirse cerca de 6,000 calorías.

El menú navideño puede ser un “campo minado” colmado de tentaciones con altos contenidos de sal, azúcar y grasas saturadas. Pero algunas frutas, como dátiles e higos, son una excelente fuente de vitaminas, minerales y fibra.

Te compartimos algunas sugerencias para un festín más saludable.

El hojaldre

La masa de hojaldre, en láminas finas, contiene menos calorías que la tradicional.

Si tu Navidad es impensable sin pasteles y tartas, ¿por qué no sustituir la masa tradicional de mantequilla con una opción más saludable?

La masa o pasta filo, que se parece a la de hojaldre, en láminas muy finas, contiene menos calorías. Y si la pintan con mantequilla o aceite para dorarla en el horno, no olviden usar cantidades muy pequeñas.

Hoy en día es fácil encontrar esa masa ya preparada en los supermercados.

Las Botanas

Las castañas son bajas en calorías, así que es bueno incluirlas como un picada o bocadillo en lugar de maníes o cacahuates salados.

Si bien las nueces pueden tener un alto valor energético, también son muy saludables. Las nueces tienen potasio, calcio, magnesio, hierro, zinc y vitamina E.

Pero elijan siempre las variedades sin sal agregada y no olviden que las nueces no son recomendables para los niños, porque pueden atragantarse.

Los alimentos con mucha sal pueden elevar la presión, así que siempre es recomendable consumirlos en cantidades moderadas.

Las palomitas o popcorn también pueden ser una alternativa saludable a las nueces saladas y son especialmente atractivas para los niños.

El pavo

Al cocinar el pavo no agreguen aceite o mantequilla y perforen la piel con un tenedor para que la grasa pueda escurrir.

Se recomienda también evitar comer la piel del pavo, por su alto contenido en grasas.

Si se usa el jugo de cocción para hacer una salsa, es mejor colocarlo antes en un recipiente y dejarlo enfriar para retirar fácilmente con una cuchara la capa superior de grasa.

El recalentado

Si al día siguiente quedan trozos de pavo en el refrigerador, ¿por qué no usarlos para preparar una ensalada, agregando zanahorias, hojas de menta y otras verduras?

El pavo es una buena fuente de proteína baja en calorías siempre que no se consuma la piel.

Las verduras

Primero, llena tu plato con los vegetales, así hay menos espacio para otras comidas de más calorías.

Las verduras no sólo dan una sensación de saciedad sino que tienen muchas vitaminas y minerales, especialmente si se las cocina durante un tiempo corto.

El apio y la zanahoria, cortados en tiritas, también pueden sustituir a los palitos de queso para probar salsas.

El alcohol

Subir de peso es apenas una de las primeras consecuencias del consumo excesivo de alcohol, que puede afectar la coordinación de movimientos, causar efectos depresivos y, a largo plazo, la degeneración del hígado.

Se puede mezclar el vino blanco con agua mineral para reducir la cantidad de alcohol ingerido, o directamente optar por otras bebidas no alcohólicas.

Medio litro de cerveza contiene cerca de 200 calorías, el equivalente a cuatro manzanas.

Recuerda que “un vaso grande de vino tiene cerca de 180 calorías, mientras que un vaso pequeño contiene unas 90.

Fuente: Marie Murphy

Compartir

Deja un comentario