El problema no es el gluten

El problema no es el gluten

Está muy de moda comer y comprar alimentos sin gluten. Las personas que son dietistas crónicas piensan que evitando esta proteína enflacarán, y así es como caen en la mercadotecnia y terminan comprando galletitas, pan dulce, jarabes y mieles, todo sin gluten y, al final, se dan cuenta de que no bajaron nada y todo sigue igual.

El problema no es el gluten, el problema está en aquellas personas que tienen: la enfermedad celiaca, sensibilidad, alergia al trigo o algún padecimiento autoinmune como lupus, artritis y hashimoto.

El gluten es una proteína encontrada naturalmente en el trigo, centeno y cebada, así como en los productos provenientes de estos granos.

Desde embutidos hasta en la salsa de soya encontramos gluten en millones de productos que ni siquiera imaginamos, en realidad, no produce ninguna molestia, a menos que tengas la enfermedad celiaca, que es un desorden autoinmune y genético.

Generalmente se da en personas de origen caucásico, ya que ellos portan un gen específico relacionado con esta enfermedad, la cual causa inflamación a nivel celular, particularmente en el intestino, en donde las vellosidades se van aplanando y posteriormente se atrofian por completo causando diarreas y hasta desnutrición.

Los primeros síntomas coinciden con los de la sensibilidad al gluten no celiaca como calambres, diarrea y estreñimiento. Los síntomas pueden ser también los dolores de huesos o articulaciones, dolor de cabeza y también dermatitis.

Fuente: Mariana Godoy

Otros temas

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *