Derrumba los mitos sobre el coronavirus

Derrumba los mitos sobre el coronavirus

Ante información sin evidencia científica que circula en redes sociales, permite que los especialistas derrumban mitos sobre el coronavirus Covid-19 y las enfermedades respiratorias.

Por ejemplo, beber sorbos de agua cada 15 minutos, evitar el café después de la comida, aplicar soluciones salinas y automedicarse son acciones que no evitan la transmisión del virus.

Tomar mucha agua no funciona, indican los infectólogos.

Además, se explica que no hay evidencia de que comer ajo, hacer gárgaras con enjuague bucal o enjuagarse la nariz con solución salina proteja a las personas de contraer el nuevo coronavirus.

Tampoco funciona automedicarse con antibióticos, ya que estos no funcionan contra el virus Covid-19 y, por lo tanto, no deben usarse como un medio de prevención o tratamiento.

Considera que actualmente no hay evidencia de que los animales domésticos puedan infectarse de coronavirus. Aunque en Estados Unidos se han confirmado casos en tigres de un zoologico en Nueva York.

Recibir un paquete o cartas desde China tampoco implica riesgo de contraer la enfermedad, ya que los coronavirus no sobreviven por mucho tiempo en objetos, de acuerdo con la dependencia.

Son mitos creer que este virus se puede detectar con pruebas rápidas o aguantando la respiración por más de 10 segundos sin toser, pues el nuevo coronavirus únicamente se confirma a través de una prueba de laboratorio llamada PCR y la debe analizar personal especializado.

La vacuna contra la influenza no brinda protección contra el nuevo coronavirus y tampoco ayuda tomar el medicamento oseltamivir, indicado para influenza.

Aunque las personas adultas mayores y las que padecen enfermedades crónicas pueden ser más susceptibles a enfermar gravemente por el Covid-19, éste puede contagiar a personas de todas las edades, por lo que todos deben aplicar las medidas preventivas.

En principio, se aseguraba que no era necesario usar máscaras faciales, ahora se pide que se haga, pero que se dejen las especializadas a médicos, enfermeras y quienes laboran en contacto con los pacientes.

La higiene es fundamental, lo más práctico, lavarse con agua y jabón, ya que la fricción rompe con la estructura del virus y evita que se propague.

Como se ha mencionado anteriormente, evita tocarte el rostro, quizá sea dificil de darse cuenta, pero constantemente nos tocamos los ojos, nariz y boca.

Fuente: SSA, México