Tu Corazón

Los males cardiovasculares se pueden prevenir

Males como la cardiopatía isquémica, o enfermedad coronaria, en donde las arterias que suministran sangre al corazón se van obstruyendo con depósitos de grasa, lo cual eventualmente produce un infarto.

Especialistas subrayan que ese fatal desenlace podría evitarse cambiando los hábitos que dan pie a los factores de riesgo: diabetes, hipertensión arterial, obesidad y tabaquismo.

Lo principal son los hábitos higiénico-dietéticos. Tenemos una dieta muy alta en carbohidratos de manera tradicional y en azúcares; esto predispone importantemente a la acumulación de colesterol en las arterias y a la diabetes, que son los dos principales factores de riesgo.

Evidentemente hay una propensión genética también un poquito hacia la hipertensión arterial y demás. Pero bueno, si independientemente de esta propensión genética tuviéramos adecuados hábitos de dieta y ejercicio, esto se vería atenuado de forma importante y probablemente no representaría un problema de salud pública.

Otras cardiopatías severas, diagnosticables con un estudio sencillo y barato como es el electrocardiograma, son la insuficiencia cardíaca, que es la incapacidad del corazón para mantener un volumen suficiente de sangre circulante en el cuerpo para que todos los órganos y los sistemas funcionen de manera adecuada.

Y los trastornos del ritmo cardíaco, o arritmias cardíacas, que pueden hacer que, en un momento dado, el corazón desarrolle alteraciones en su función, e incrementar el riesgo de muerte a largo plazo.

De ellas, la principal es la fibrilación auricular, que es una arritmia muy común; más de un millón de mexicanos se calcula que la padecen.

Es una alteración en donde el ritmo cardíaco se vuelve muy irregular, rápido; produce síntomas importantes de falta de aire, fatiga, y es un factor de riesgo muy importante para desarrollar insuficiencia cardiaca. Y además es uno de los principales factores de riesgo para producir embolias cerebrales.

Mientras que el propio control de la arritmia se puede lograr también con medicamentos que mantienen un ritmo cardíaco normal, o a través de procedimientos de tipo invasivo, mas no quirúrgicos.

Se llama cateterismo. Es decir, entra por las venas hacia el corazón, localizar los sitios responsables de las arritmias y los elimina a través de un catéter que cauteriza de manera milimétrica diferentes segmentos del corazón en donde pueda estar el origen de esa arritmia.

Si los males cardiovasculares se pueden prevenir con acciones básicas como dieta y ejercicio; diagnosticar con un estudio simple como un electrocardiograma, y tratar con tecnología y métodos accesibles, ¿por qué continúan a la cabeza de las tasas de mortalidad?

Fuente: Nava Townsend

Te puede interesar

Más en:Tu Corazón

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *