Ser Mujer

Por la salud de mamá

El periodo postparto para una madre suele ser una etapa de felicidad que, sin embargo, no se encuentra exenta de dificultades debido al esfuerzo físico y psicológico que se requiere para cuidar al bebé y recuperarse del alumbramiento al mismo tiempo.

Los expertos aconsejan que las madres lleven una alimentación muy saludable, realicen actividad física para recobrar su condición y fortaleza y tengan hábitos adecuados de descanso para poder sobrellevar este periodo de manera confortable y con buen estado de ánimo.

La constante atención que requiere un bebé recién nacido provoca que muchas mamás descuiden su alimentación, ya que el cansancio y la falta de tiempo acaban por sacrificar la elaboración de platillos sanos. Sin embargo, los especialistas recomiendan tener especial cuidado en este aspecto.

«La dieta más recomendable es una dieta blanda, libre de irritantes, con abundantes líquidos, baja en grasas, proteínas en cantidad normal y una ingesta moderada de carbohidratos», explica el doctor Héctor Hugo Bustos López, presidente de la Federación Mexicana de Endoscopia Ginecológica.

A este menú es aconsejable añadir complementos adicionales como la vitaminas y, en los casos en los que se presenten carencias específicas, otros como el hierro o el calcio.

La alimentación sana y equilibrada se convierte, además, en un aspecto fundamental para garantizar la calidad adecuada de la leche en el caso de que se esté lactando, explica el doctor Jorge Kunhardt Rasch, director del Hospital para la Mujer Médica Sur Lomas.

Como parte de esta alimentación, el especialista en ginecología y obstetricia aconseja una buena hidratación.

«Los líquidos tienen que ser, mínimo, de tres a cuatro litros diarios para que funcione el intestino y para que produzca suficiente cantidad de leche; También tratar de que en la alimentación de la mujer vayan incluidos alimentos con fibra para que funcione adecuadamente el intestino».

Ponte en forma

Una dieta saludable no es suficiente para perder los kilos de más que se adquieren durante el embarazo y recuperar tanto la figura como la condición física que se tenía antes de ser mamá. Para conseguir este objetivo, los médicos aconsejan realizar determinadas actividades deportivas.

El doctor Bustos López explica que, durante las tres primeras semanas posteriores al parto, lo indicado es dar paseos de una media hora y posteriormente realizar yoga o estiramientos suaves. A partir de la sexta semana se puede ejercitar libremente siempre y cuando no se presente alguna patología.

En contraste, Kundhart Rasch aconseja que en los primeros seis meses sólo se lleve a cabo una caminata o gimnasia suave.

Para aquellas que decidan aventurarse en un programa de pérdida de peso se recomienda comenzar con un entrenamiento que permita recuperar el tono de los músculos, con especial atención en el restablecimiento del suelo pélvico y la zona espinal.

«Tres cosas que no hay que dejar son: sentadilla, con algunas modificaciones; algo con extensión de espina, con extensión del húmero, como un remo, como una extensión o un gatito; y trabajo del piso pélvico en cualquiera de sus modalidades, (…) hacer ejercicios de contracción en toda la región abdominal, desde la parte pélvica hasta la parte del diafragma».

Merecido descanso

Finalmente, los expertos exhortan a las madres a esforzarse por mantener completamente unos hábitos de sueño saludables.

«Es deseable que (la madre) cada siete días tenga periodos de reposo por lo menos de 6 a 8 horas continuas; De lo contrario se ocasionan periodos demasiado largos de cansancio, y el cansancio tiene un efecto adverso sobre la relación de la mujer consigo misma, con su entorno y con el bebé» explica Bustos López.

Por otro lado, el doctor Jorge Kundhart recuerda la importancia de que el entorno familiar preste especial atención al cuidado de la madre.

«Generalmente (su pareja) no sabe qué hacer para apoyar a su mujer, y el resto de la gente realiza la visita social hacia el bebé y no hacia ella. Entonces se siente desplazada. Hay que darles todo el apoyo emocional para que se sientan comprendidas, apapachadas, queridas y estimuladas«.

Recomendaciones básicas que te harán la vida más confortable.

Qué hacer

  • Si estás cansada, descansa mirando a tu hijo en su cuna
  • Aprovecha para dormir cuando lo haga él
  • Antes de amamantarlo, toma líquidos
  • Relájate cuando le des pecho y ten paciencia para que expulse los gases
  • Pasea en cuanto te sea posible, y acompáñate de él

Qué no hacer

  • No lo protejas en exceso del ruido, tu bebé debe habituarse a los sonidos de su entorno. Así evitarás que con el paso del tiempo adquiera dificultades para dormir.
  • Por ningún motivo lo mediques sin prescripción médica.
  • Permite que otras personas lo carguen para que no se malacostumbre a que seas sólo tú.
  • No pongas en su cuna peluches o juguetes pequeños; los primeros contienen polvo, y los segundos son peligrosos porque el bebé podría ingerirlos.
  • No lo duermas en tus brazos, pues se malacostumbrará y luego no podrá dormir solo.

Fuente: Héctor Hugo Bustos López y Jorge Kunhardt Rasch

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en:Ser Mujer