Ser HombreSer MujerSexy-Salud

Al final ¿Qué es el amor?

Las definiciones del amor son tan extensas que podría haber un diccionario dedicado a esta palabra.Y es que la idea que cada persona tiene de este sentimiento varía de acuerdo a su edad y etapa de vida.

«El amor evoluciona continuamente, desde neurológica hasta conductualmente. En la juventud somos más idealistas, nos faltan experiencias y referentes de comparación. Los motores del enamoramiento son la atracción física y el deseo de gratificación.

«Cuando llegamos a la adultez, somos más aterrizados y realistas. Nuestro interés es tener un compañero con quien realizarnos como pareja y formar una familia», señala el psicólogo Mario Guerra.

De acuerdo con el especialista, los jóvenes idealizan el amor a través de posters y fotografías de modelos. En esta etapa la aceptación social y la popularidad son factores que influyen en la interpretación del adolescente.

Mientras tanto, conforme pasan los años, se descubre la fase del amor romántico e intenso. El apego a la pareja es mayor, pues se comparten proyectos y metas.

«En la juventud, los hombres son más independientes y las mujeres requieren mayor atención. Sin embargo, los papeles se intercambian en la edad adulta, pues los varones, después de jubilarse, pasan más tiempo en casa y buscan más a sus esposas, mientras que ellas quieren mayor libertad de espacio.

«La visión del amor varía continuamente, ya que con el tiempo, nos volvemos más tolerantes, pero menos apasionados. Sin embargo, si una pareja tiene los mismos intereses y perspectivas, puede permanecer unida hasta por 50 años o más», subrayó.

Para reinventar el amor todos los días, debe existir un sentido de renovación. Hacer rutinas de variaciones de los lugares que se visitan frecuentemente, preparar una cena romántica y cambiarse el look, pueden ayudar a sorprender a la pareja.

«Es importante que tanto en el noviazgo como en el matrimonio, siempre se busque el crecimiento personal del otro. No deben de romper sus sueños ni dejar pendientes insatisfechos de la juventud. Los pequeños cambios dan curiosidad al cerebro, le hacen percibir que la relación es cambiante y mantiene estimulados los centros de placer.

«No se deben anteponer los hijos a la relación, pues cuando se van de casa, las relaciones tienden a perder sentido», explicó Guerra.

Sus etapas

Dicen que más sabe el diablo por viejo, que por diablo. ¿Será igual con este sentimiento?

Juventud

• De 14 a 22 años.
• El amor es importante en la medida que satisfaga las necesidades de permanencia, popularidad y aceptación.
• La atracción está basada en el físico.
• Es una etapa de descubrimiento del cuerpo.

Madurez

• De 22 a 40 años.
• Se busca a un compañero de vida, con quien compartir proyectos a futuro y formar una familia.
• Surge el apego romántico a la persona.
• Se habla de tú y yo sin perder la individualidad.

Amor a largo plazo

• De 40 años en adelante.
• Hay estabilidad y seguridad.
• En esta etapa es importante el reencuentro con el otro.
• Se regresa a los recuerdos del primer novio, del nacimiento de los hijos y de las fiestas.
• Existe una profunda comunicación con el otro.

Estrecha lazos

Para el psicólogo clínico Luis Manuel Sánchez, el amor debe considerar:

• Las formas de enamoramiento han cambiado paulatinamente y evolucionan de acuerdo a parámetros sociales.
• Llevar una serenata o comprar flores son detalles que acercan más a la pareja, sin embargo, es importante hacerlo de manera auténtica sin caer en el mercantilismo.
• El amor y la pasión deben crecer juntos, pues uno fortalece al otro.

Fuente: Karina González, Mario Guerra y Luis Manuel Sánchez

Te puede interesar

Más en:Ser Hombre

1 Comentario

  1. Tu no entiendes nada. Tal vez te gustan las relaciones de pareja que no van más alla de una amistad superficial. jajaja

    Suerte en tu camino, que yo seguire el mio obviamente opuesto al tuyo.

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *