Por Tu Salud

Cambia tu forma de ser en 21 días

Modificar tus hábitos y conseguir el estilo de vida que necesita tu cuerpo no es imposible si te llenas con determinación y confianza. ¿Cómo lograrlo?

Para adoptar una nueva conducta necesitas sólo 21 días y lo primero es tener muy claro tu objetivo, asegurarte de que sea realizable (no te puedes proponer perder 50 kilos en ese tiempo, por ejemplo) y ser honesta respecto a tus motivaciones.

Escribe las razones por las que quieres eliminar o adoptar tal hábito. Analiza qué vas a obtener a cambio; por ejemplo, si recuperarás tiempo o dinero que podrás emplear en algo más productivo o si lograrás sentirte mejor ante la vida o ante ti misma.

Revisa tu calendario y decide qué día iniciarás el proceso. Luego, escribe tu meta: “A partir de este día dejaré de fumar”, “el 20 de julio regreso al gym” o “el 14 de julio empiezo a ahorrar”. Los fines de semana cuentan dentro de los 21 días, no hay descansos.

Facilítate el camino y crea cosas que te ayuden a ser firme. Por ejemplo, si a mediodía sales a la terraza de la oficina a fumar, mejor llévate un libro que te guste mucho y léelo en ese descanso que hubieras empleado para repetir el hábito que quieres dejar.

Reconócete y festeja cada uno de tus éxitos, por pequeños que sean. Necesitas mucha motivación, así que háblate a ti misma y échate porras. También se vale, por ejemplo, premiarte con un pedicure spa cuando cumplas 10 días de estar a rigurosa dieta.

Huye de quienes consciente o inconscientemente tratarán de sabotear tu esfuerzo. Rodéate sólo de personas que aplaudan tus logros y que te contagien con su optimismo y fe en ti. Compárteles cómo van tus avances.

Crea imágenes positivas de ti misma cuando hayas logrado tu meta, hazlo especialmente cuando sientas que puedes flaquear. Por ejemplo, ¿cómo lucirás en ese vestido que viste en la tienda cuando pierdas los kilos que te sobran?, ¡pues guapísima!

Toma un día a la vez, relájate, no pienses en cuántos te faltan, enfócate nada más en lograr llegar a tu cama en la noche habiendo cumplido tu meta. Es una carrera de resistencia y no de velocidad, así que deja de ver el calendario y concéntrate.

Pasados los 21 días, revisa cómo te sientes y escribe tu estatus. Luego analiza las cosas positivas que has logrado gracias a este nuevo hábito. Ahora, proponte seguir por otros 21 días y márcalos en tu calendario. ¡Verás que serán mucho más fáciles!

Cuando hayas alcanzado entre 6 y 9 meses con un nuevo hábito o alejada de uno negativo, se volverá parte de tu conducta cotidiana, de tu personalidad y estilo de vida… ¡wow!, ¿no es esto lo que anhelabas desde el principio? ¡Felicidades, lo lograste!

Fuente: MSN

Te puede interesar

Más en:Por Tu Salud

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *