Ser Mujer

Obtén tu independencia financiera

En la medida en que las mujeres le den más importancia a las finanzas, podrán tomar mejores decisiones para ellas mismas, para sus familias y sus negocios, sostiene Gabriela Enrigue.

Gabriela destacó que para ser exitosa en las finanzas personales, las mujeres deben conocer mejor cuáles son sus cualidades, logros y próximos pasos en la vida.

Hay cuatro cualidades primordiales para dejar de lado las dudas en las decisiones financieras, dice Gabriela:

Limpieza. Cuando hay claridad y organización en tus pensamientos, en tu cuarto, en tu casa y hasta en tu negocio, puedes acceder a tu sabiduría interna y el coraje que hacen que la armonía y el balance sean alcanzables.

Balance. Es fruto de la armonía. Busca esos momentos donde te sientes tranquila y satisfecha porque no hay desconexión entre tus pensamientos, palabras y acciones.

Valentía. Es la habilidad de tomar decisiones que traigan armonía y balance a tu vida. La valentía no siempre es acción, ya que se necesita valentía para no hacer nada cuando se presenta algo en lo que tú no crees.

Sabiduría. Es la habilidad de tomar las decisiones correctas en el momento correcto. La sabiduría te avisa cuando estás desbalanceada o cuando tienes problemas para mostrar el coraje.

La economista propone un ejercicio para ayudarte a ahorrar eliminando hábitos costosos, las instrucciones son las siguientes:

1.- Haz una lista de los hábitos que te representan un gasto y después selecciona uno por el que vas a empezar a cambiar. Por ejemplo: comer en la calle, utilizar taxi en lugar de transporte más económico, comprar dulces, café o cigarros.

2.- Para cambiar ese hábito, define metas que vayan siendo más ambiciosas cada semana. Por ejemplo: llevar mi comida un día a la semana, después dos, luego tres y así sucesivamente.

3.- Lleva un registro del dinero que has ahorrado cada semana gracias a tu esfuerzo para cambiar ese hábito y de preferencia deposítalo mensualmente en una cuenta de ahorro.

Algunos de los consejos claves de son:

• Recuerda que antes de gastar, debes de ganar
• Cuando tengas algún ingreso no pienses en gastarlo todo, mejor considera en qué puedes invertir ese dinero para hacerlo crecer
• Ten siempre una reserva de efectivo, los imprevistos sin duda suceden

Fuente: Gabriela Enrigue

Te puede interesar

Más en:Ser Mujer

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *