Diabetes

Cuídate del pie diabético

Si vives con diabetes mellitus es muy importante que todos los días cuides tus pies. Así reduces el riesgo de perder el pie, un dedo o incluso la pierna. Estas son algunas recomendaciones básicas del Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes de Estados Unidos para evitar el pie diabético.

Revisión diaria. Todas las noches revisar los pies al quitarte los zapatos porque puede haber problemas sin sentir dolor. Verifica que no haya llagas, manchas rojas, hinchazón o infección en las uñas. Si te cuesta trabajo agacharse para verlos use un espejo o pide ayuda a un familiar.

Lavarlos todos los días. Asegúrate de hacerlo con agua tibia no con caliente. Tampoco remojes los pies para evitar que la piel se reseque. Se sugiere usar talco o maicena entre los pies para mantener el pie seco y prevenir una infección.

Hidrátalos. Para evitar agrietamientos es importante usar alguna loción, crema o vaselina en la parte superior e inferior de los pies, nunca los pongas entre los dedos, esto podría causar una infección.

Lima las callosidades cuidadosamente. Si notas que tiene callos es recomendable que acudas con un podólogo para que te explique la mejor manera de cuidarlos. Una opción es que después del baño utilices una piedra pómez para suavizarlos, hazlo con cuidado, en un solo sentido para no lastimar la piel. No los cortes, ni uses hojas de afeitar, parches, ni líquidos para removerlos, así evitas una infección.

Cortes de uñas. Córtate las uñas de los pies con un cortaúñas después de lavarte y secarte los pies. Hazlo en línea recta y lima los bordes con una lima de uñas, no los cortes. Si notas que las uñas están gruesas o amarillentas, se doblan y crecen dentro de la piel, entonces acude con un podólogo para el tratamiento ideal.

Usa calcetines y zapatos siempre. Nunca camines descalzo, ni dentro de tu casa, podrías pisar algo y lastimarte los pies. Usa calcetines o medias de nylon, limpios, de preferencia sin costuras y ligeramente acolchonados, siempre con zapatos para evitar la aparición de ampollas y llagas.

Mantén activa la circulación. Cuando estés sentado trata de levantar los pies y mover los dedos durante 5 minutos, dos o tres veces al día. También gira los tobillos hacia adentro y hacia afuera para mejorar el flujo de la sangre a los pies y a las piernas. Evita mantener las piernas cruzadas por mucho tiempo.

Recuerda que lo ideal es mantener bajo control el nivel de su azúcar en la sangre, lo cual ayudar a mantener los pies sanos. ¡Cuídate!

Fuente: MSN

Te puede interesar

Más en:Diabetes

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *