DiabetesDieta & Nutrición

Cuidado con el azúcar

Jóvenes de entre 12 y 19 años son el grupo poblacional que más consume productos con azúcar añadido.

Los grupos con las mayores prevalencias de consumo excesivo son las mujeres y hombres adolescentes (entre 12 y 19 años de edad), que presentan prevalencias de 85 por ciento y 71 por ciento respectivamente.

Le siguen los adultos, tanto hombres como mujeres, con prevalencias de aproximadamente 64 por ciento; y las niñas de edad escolar (5 a 11 años), también con prevalencias superiores al 60 por ciento.

Se explica que los cambios de hábitos alimentarios, el menor gasto de energía asociado a estilos de vida sedentarios y el envejecimiento de la población, unidos al tabaquismo y al consumo de alcohol, son los principales factores de riesgo de las enfermedades no transmisibles y constituyen un reto cada vez mayor par ala salud pública.

Con el propósito de reducir el nivel de exposición de las personas a dietas pocos sanas y al sedentarismo se ha establecido un compromiso para promover dietas sanas y fomentar el incremento en la actividad física.

Los jóvenes que sigan consumiendo de esa manera azúcares añadidos tienen grandes posibilidades de presentar en su edad adulta diabetes meliitus, alta incidencia de varios tipos de cáncer, como el de colon por falta de fibra, y asma.

Algo que es indiscutible es que a lo largo del tiempo, si de por sí no ha habido un control, a futuro presentarán diabetes y a la larga derivará en insuficiencia renal.

Una medición general indica que un adulto necesita 2 mil kilocalorías al día, por lo que la recomendación equivale a no más de 200 kilocalorías de azúcares libres, es decir, cerca de 50 gramos o 10 cucharadas de azúcar.

Sin embargo, el cálculo calórico debe ser con base en las necesidades y características de cada persona.

Hay alimentos que naturalmente contienen azúcares como los lácteos y las frutas, pero los alimentos industrializados tienen azúcares que se denominan “añadidos”, porque se les adicionan en el proceso de producción.

Los jugos, aunque sean naturales, se consideran azúcares añadidos porque no contienen fibra, que es lo que permite que el organismo absorba el azúcar lentamente cuando nos comemos una manzana o una mandarina, por ejemplo.

Fuente: Ruth Cerda

Te puede interesar

Más en:Diabetes

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *