La fibrilación auricular es común después de los 60

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La fibrilación auricular es la arritmia más común entre las personas mayores de 60 años.

Mientras en una persona sana el ritmo cardiaco promedio varía entre 60 y 100 pulsaciones por minuto, en alguien que padece fibrilación auricular, este promedio puede oscila entre 100 y 175 pulsaciones por minuto lo que eleva el riesgo de un ataque isquémico cerebral.

Se manifiesta comúnmente por palpitaciones y latidos irregulares del corazón. Es una condición que debe ser identificada a tiempo porque los pacientes con fibrilación auricular tienen mayor riesgo de sufrir un ataque isquémico cerebral más severo.

Esta enfermedad es precursora de accidentes cerebrovasculares, la razón es porque esta arritmia provoca que se formen coágulos en el corazón, y, si se desprenden, estos coágulos pueden terminar en el sistema vascular del cerebro.

En una población como la mexicana, con alta incidencia de factores como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes y la hipertensión, el riesgo de desarrollar fibrilación auricular es mayor.

Un síntoma que podría alertar a las personas sobre este padecimiento es la presencia de latidos o palpitaciones rápidas y constantes.

Si usted siente que el corazón le está latiendo de forma rápida, de forma irregular, ese es uno de los síntomas más característicos. Otras personas también pueden registrar una falta de aire sobre todo al hacer esfuerzo, estos son los dos síntomas más comunes y cualquier paciente que tenga este tipo de síntomas tiene que consultar con su médico.

Los tratamientos médicos están enfocados a normalizar el ritmo cardiaco. Además, se emplean anticoagulantes para prevenir la formación de coágulos sanguíneos y reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

No obstante, especialistas detallan que los anticoagulantes no son bien tolerados por algunos pacientes. En este caso, plantea que una opción de tratamiento es el dispositivo “Watchman”, el cual se implanta de forma permanente en el corazón y previene la formación de coágulos sanguíneos.

Se coloca en una zona específica del corazón que se llama la apéndice auricular izquierda, que es donde comúnmente se forman los coágulos en el 90 o 95 por ciento de los casos. Ese dispositivo queda fijo dentro del corazón de forma permanente, al paciente se le hace un procedimiento para colocarle el dispositivo a través de un catéter que es mínimamente invasivo, y el paciente se va a casa al día siguiente.

Otra técnica innovadora para tratar la fibrilación auricular es la cardioversión eléctrica, una terapia que consiste en administrar una descarga eléctrica para interrumpir el ritmo cardíaco irregular. Se puede llevar a cabo utilizando un electrochoque o medicamentos.

Cada paciente deberá consultar a su médico especialista para saber qué terapia es la más recomendable emplear en su tratamiento.

Fuente: Robert Cubeddu

Compartir

Deja un comentario