En nuestra sociedad, ni el yoga ni la meditación aquietan el ego

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La práctica de actividades como el yoga y la meditación, vistos como hábitos para relajarse y crecer espiritualmente, nacen del budismo y del hinduismo.

Un estudio reciente señala que estas la forma en que se practican actualmente, están ligadas con el engrandecimiento del yo, y es precisamente el egoismolo lo que deberían combatir.

La investigación, realizada por científicos de la Universidad de Southampton, se basó en encuestas a 93 practicantes de yoga alemanes, quienes respondieron preguntas sobre la autoestima y la percepción que tenían de sí mismos frente a los otros.

Evaluados después de practicar yoga y meditación, los estudiantes mostraron un apego al narcicismo, mientras registraban mayor autoaceptación, satisfacción con su vida y relaciones positivas con quienes convivían.

Los investigadores concluyeron que “ni el yoga ni la meditación aquietan el ego, sino que lo aumentan”. El estudio, que practicaron de forma independiente a los participantes, arrojó que quienes hacían yoga mostraban mayor reafirmación del yo.

El estudio tomó como modelos a practicantes occidentales de yoga y meditación, quienes se acercan a estas actividades con otro tipo de enseñanza, incluso lejos de la ética que proponen los budistas, al verlo como una oportunidad para encontrar la verdad y liberarse del sufrimiento, no para fortalecerse o ser más poderosos.

Fuente: 24 Horas

Compartir

Deja un comentario