La comida chatarra puede ser un factor de riesgo para ti

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Consumir alimentos ultraprocesados no sólo puede pegarle a tu ánimo, es un factor de riesgo para sufrir depresión.

El consumo regular de este tipo de alimentos –conocidos también como comida chatarra-, como refrescos, galletas, frituras y golosinas, está ligado a un mayor riesgo de padecer esta enfermedad, según revela un estudio de la Universidad de Navarra en España.

La depresión clínica es un trastorno del estado anímico, en el que los sentimientos de ira, tristeza, pérdida o frustración prevalecen en las personas durante un largo periodo, que pueden ser semanas o meses.

Se indica que este hallazgo contribuye a la creciente evidencia científica sobre los graves efectos perjudiciales para la salud que tienen estos alimentos.

La investigación, publicada en la revista European Journal of Nutrition es resultado de analizar por más de una década a más de 14 mil voluntarios que nunca habían presentado depresión, y en la que descubrieron que los consumidores de alimentos ultraprocesados presentaban un incremento de padecer depresión del 33 por ciento.

Se les comparó con los que tenían un consumo mínimo o nulo de estos productos, y además detectaron que el efecto se intensificaba en personas con niveles bajos de actividad física, informó la institución educativa en su página de Internet.

Estudios previos revelaron que estos alimentos también aumentaban el riesgo de padecer hipertensión arterial y obesidad.

Otro problema con los productos ultraprocesados es que su consumo desplaza el de alimentos saludables, puntualizó la especialista.

¿Qué son?

– Los alimentos ultraprocesados, según la clasificación NOVA (forma de catalogar alimentos según su nivel de procesamiento), son formulaciones industriales elaboradas a partir de ingredientes refinados o sintetizados como las grasas trans y la proteína hidrolizada, entre otros.

– Se caracterizan por su baja calidad nutricional y por estar listos para consumirse en cualquier momento.

– Suelen incluir aditivos, como saborizantes y colorantes artificiales, así como conservadores.

– El incremento en su consumo en las últimas décadas es una tendencia vinculada al aumento de muertes prematuras causadas por enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Consúmelos con moderación

  • Refrescos y otras bebidas azucaradas
  • Embutidos
  • Postres lácteos azucarados
  • Galletas
  • Panadería industrial
  • Frituras
  • Golosinas industriales
  • Comida congelada (pizzas, bocadillos, hamburguesas)
  • Cereales para el desayuno

Fuente: Clara Gómez

Compartir

Deja un comentario