Dieta & NutriciónEjercicio Fí­sico

Podrás dejar de hacer ejercicio, pero no dejes de comer bien

El ejercicio incide en los procesos hormonales de los seres humanos y su interrupción no debería tener mayor impacto en el organismo, específicamente para las mujeres.

Sin embargo, la baja ingesta de alimentos sí tiene repercusiones al margen de la disminución o ausencia de la actividad física, como en el caso de la carrera, ejercicio que se ha visto mermado debido a la contingencia sanitaria.

Especialistas nos explican la relación entre la carrera y el aspecto hormonal de aquellas mujeres asiduas a esta actividad.

No hay nada que ver entre esa carga de ejercicio a la que estaba acostumbrado el organismo, y ahora por la pandemia no lo tiene y los procesos hormonales.

Si hubo una interrupción en el entrenamiento se tuvo que reducir de cierta forma la ingesta de energía, pero normalmente las mujeres corredoras, sobre todo aquellas que tienden a correr distancias amplias, de 10 kilómetros en adelante, se alimentan con menos energía de la que necesitan, y entonces ahí sí, puede haber alteración hormonal, puede presentarse aminorrea, que es el cese de la menstruación y a largo plazo, de tres años en adelante, eso podría tener implicaciones en su densidad mineral ósea.

Además del impacto directo en la producción de hormonas específicas del sexo femenino, los estrógenos, no tener una buena alimentación también afecta en otros procesos orgánicos independientemente de correr o no.

La energía que nos queda para los procesos metabólicos (digestión, funcionamiento cardiaco, respiración, entre otros), después de restar la energía del entrenamiento (tiene efectos), es decir si yo estoy gastando mucha energía en mi entrenamiento prácticamente no me queda energía para poder soportar las funciones corporales vitales.

¿La producción de estrógeno?

Si cuando estaba haciendo ejercicio ya se tenía un bajo nivel de estrógenos es probablemente que con la disminución de la intensidad y el tiempo de la actividad física se regulen sus niveles de esta hormona. Si los tenía normales, ahora con la reducción del ejercicio, realmente no hay impacto negativo.

Normalmente el cuerpo se adapta muy fácilmente a los cambios y en cuanto ella vuelva a tener una rutina intensa, que obviamente sería de forma gradual, no tendría ningún efecto si sus niveles siempre estuvieron en un estado o nivel normal.

Consejos

  • Dejar de correr al aire libre en estos momentos no tendría mayores impactos en el proceso de la producción de vitamina D.
  • Aun así, es recomendable un paseo corto para exponer brazos y cara reciba un poco de rayos UV.

El uso de la caminadora tampoco tiene incidencia en los procesos hormonales femeninos siempre y cuando se usen correctamente, y la ingesta calórica y de hidratantes sean suficientes y adecuadas.

Como es un movimiento al que una mujer está acostumbrada, correr en caminadora o banda sin fin no tendría porque afectar sus procesos hormonales, siempre y cuando su alimentación sea óptima, es decir comer la cantidad que necesita para mantener sus procesos vitales y soportar el entrenamiento que está teniendo.

Si está consumiendo menos por el estrés de estar encerrada y pensar que va a subir de peso, ahí sí podría llegar a tener una implicación si es muy drástica la restricción de alimentos, con dietas bastante locas de sólo mil 200 calorías, que es lo que apenas necesito un niño de 4 años para sobrevivir.

Fuente: Itzel Castillo

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *