Mente SaludablePor Tu Salud

¿Antes de esta pandemia no nos conocíamos?

No escondas ni te avergüences de tus cicatrices emocionales, muéstralas como un trofeo, dice el libro «Más fuerte que la adversidad».

Cada vez que te «reparas», es decir cuando superas un dolor o cierras un problema que estaba abierto, tu existencia adquiere una estética más elevada.

En cuanto a los efectos de la pandemia en las personas hay un camino para enfrentar y superar los desafíos que provoca la contingencia sanitaria causada por el Covid-19.

Nos tuvimos que detener y empezamos a descubrir cosas que no sabíamos. Una paciente me dice: no aguanto a mis hijos, no sé que voy a hacer, voy a enloquecer. Un hombre me llama y me dice: no pensé que mi mujer fuera tan fea. Otra señora se queja: mi marido tiene retardo mental y yo no lo sabía, ¡le tengo que explicar hasta los chistes!

Teníamos familias de fin de semana. Y ahora la pareja y los hijos tienen que hacer teletrabajo, telecolegio, en un espacio reducido, los niños corriendo alrededor de la mesa… Entonces, antes de esta pandemia no nos conocíamos.

Uno de los mensajes que se quiere transmitir es que no veamos como fracaso lo que son sólo errores.

El error es que me equivoco y tengo derecho a equivocarme. La gente que dice: ‘fracasé en dos matrimonios’. ¡No, te equivocaste en dos matrimonios! Si la gente empieza a percibir fracasos, baja las armas, se doblega y no persiste.

Lo que uno no debe hacer es no intentarlo. Si no lo intentas, luego no te vas a poder mirar al espejo. El verdadero logro es que si te tumban 100 veces, te levantes 101 veces. El hecho es que hay que intentarlo y de toda esta experiencia tienes que ser capaz de sacar callo.

Una personalidad resistente es aquella que tiene tres cosas: se compromete con las cosas y las personas, tiene la convicción de que se puede influenciar el curso de los acontecimientos y entiende que las adversidades son una oportunidad para probarse a uno mismo y crecer como persona.

Quienes se comprometen más con las cosas, quienes se involucran con su palabra, sienten que tienen cierto control sobre su vida, así como la gente que a las situaciones de estrés tiende a verlas como un reto para poder ser mejor.

Fuente: Walter Riso

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *