Ejercicio Fí­sicoPor Tu Salud

Dormir bien debe ser parte de tu entrenamiento

El ejercicio incide en la salud y está más que comprobado; sin embargo, la actividad física debe hacerse no solo bajo la indicación de especialistas en cuanto a tiempo e intensidad, también en un horario específico por la mañana.

Muchos se preguntarán por qué en ese horario y la respuesta es muy sencilla: porque así se aprovecha mejor en el organismo y no se afecta en unas partes importantes de la rutina diaria que son el descanso y la recuperación a través del sueño.

Si bien hacer ejercicio propicia un mejor sueño, lo cual impacta en el estado físico y emocional, también es cierto que para poder realizar cualquier actividad física, principalmente por la mañana, se debe haber tenido un sueño placentero.

De acuerdo con investigadores, existe una relación directa entre el ejercicio y el buen dormir porque al hacer esto último, el organismo se restaura para encarar el siguiente día.

Mientras se duerme, el organismo se recupera y al mismo tiempo se generan hormonas que lo benefician, como la del crecimiento, por eso dormir es una actividad biológica fundamental para la salud física y mental.

Dormir profundamente tiene funciones importantes para el desarrollo, crecimiento, reforzamiento del sistema inmunológico, la función cerebral y cognitiva.

Durante el sueño, los músculos, tejidos y el cerebro se restauran, además de que las frecuencias respiratoria y cardiaca disminuyen, funciones todas importantes para los neurotransmisores y la producción de hormonas como la de crecimiento y las de saciedad (leptina y grelina), que regulan la ingesta de alimentos.

Aunque en los tiempos actuales el estrés de las grandes ciudades hace estragos en el ser humano y se requiera mas tiempo para relajarse y descansar, el ser humano debe dedicarle al sueño entre 7 y 8 horas en promedio.

Consejos para conciliar el sueño

  • Medita
  • Realiza ejercicios de yoga y/o de respiración profunda
  • Escucha música relajante
  • Evita comer grasas o irritantes antes de dormir
  • Hidrátate de forma adecuada
  • No consumas alcohol o estimulantes como café, té o chocolate
  • Tu cama, y en general la habitación donde duermas así como la ropa para hacerlo, deben ser lo más cómoda posible y estar alumbrada con luz tenue

Fuente: Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *