Mente Saludable

¿Serán amistades tóxicas?

¿Amistades o colegas de trabajo están en constante competencia contigo, recuerdan siempre tus errores sin considerar los aciertos y envidian tus éxitos? Quizá es momento de que te preguntas si estás en una relación de amistad dañina. Aquí te decimos cómo saberlo.

Especialistas consideran que una amistad tóxica no dista mucho de las características de una relación amorosa violenta.

Una relación tóxica es violenta cuando las partes que la viven -parejas, amistades e incluso familia- parece que la normalizan, porque se invisibiliza que esta relación debe estar basada en confianza, solidaridad, amor y afecto.

Las consecuencias de una amistad de este tipo resultan en una baja autoestima, mucha inseguridad, incertidumbre y poca asertividad.

¿Cuáles son las alertas que te advierten de una amistad tóxica? Primero habría que entender que lo esencial es saber las verdaderas funciones de la amistad.

Es importante recordar la función de la amistad: ¿para qué tengo amistades? ¿Cuál es su objetivo? Usualmente una relación de amistad es de afecto, positiva y de apoyo mutuo.

No significa que la amistad sea perfecta y sin momentos negativos si no que, en su mayoría, ambas partes obtienen beneficios.

Se sugiere reflexionar sobre: ¿cómo me siento después de una conversación con él o ella? ¿Me hizo bien? ¿Me aportó? Una gran alerta sucede cuando, después de la interacción, el afectado muestra signos de agotamiento, como si hubiese sido drenado.

Es mucho estrés el que invade la vida de esa persona, porque una amistad debe llenar nuestra vida, nuestra agenda. Como en una relación tóxica familiar o romántica, la principal consecuencia es el aislamiento y disminución de la autoimagen de la otra persona.

Una amistad tóxica expresa:

  • Celos
  • Inseguridad
  • Malestar psicológico
  • Dependencia emocional

No únicamente los compañeros tóxicos te subestiman en la menor oportunidad, te critican a tus espaldas y celebran cualquier tropiezo o caída: también hay cierta toxicidad en el que exige demasiado en una relación sin dar mucho a cambio.

Uno de los indicadores más difíciles de identificar es cuando se confunde la empatía con la dependencia emocional.

Si tu amiga o amigo critica:

  • Lo que vistes
  • Tus gustos
  • Lo que piensas
  • Tu peso, tu estatura, tu cabello
  • Cómo hablas
  • Cómo te comportas
  • Te juzga sin tu consentimiento

Todos estos señalamientos se disfrazan con que tiene que decírtelo sin considerar cómo te puedes sentir emocionalmente o si estás en condiciones para recibir la crítica.

Para frenarlo, es importante desarrollar asertividad, aprender a establecer límites y enseñarnos a decir “No”. De esta manera, la persona que sufre de una amistad tóxica saldrá de esa relación.

Pero hay que evitar la moda de catalogar una amistad como tóxica sin haber hecho una investigación correcta. Pueden existir razones por las que te canceló los planes un sábado para irse con sus amigos. A lo mejor le dio pena decirte, sin el afán de herirte. Tenemos que confirmarlo.

Fuente: Maribel Sáenz, Alejandro Guardiola.

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *