Ser HombreSer Mujer

Hombre ¿Seguro o inseguro?

Hombre ¿Seguro o inseguro?Lo he pensado. Si me hubiera casado con un hombre que quisiera detener mi crecimiento y que saboteara mi desarrollo profesional, creo que estaría divorciada. Sé que éste es el sentir de muchas mujeres y la causa de muchas separaciones.

Encontrar un hombre seguro de sí mismo es lo mejor que, como mujer, te puede pasar. Es por eso que admiro, adoro y le agradezco a mi marido, profundamente, que me haya apoyado y empujado en mi desarrollo profesional por 25 años.

Lo triste es que todavía hay hombres que no lo comprenden. No han captado o no quieren captar que las mujeres tenemos inquietudes, una decisión férrea de salir adelante, que queremos crecer y desarrollarnos, ser mejores, ser profesionales y, sobre todo, algo muy importante: no hay marcha atrás.

Cuando te casas con un hombre inseguro, es posible que encuentres estos puntos de conflicto:

Sueldo y puesto

Su masculinidad se ve amenazada si ella tiene un mejor puesto o gana un mejor sueldo. Quizá no es del todo su culpa; es lo que vio y aprendió en su casa. Sin embargo, todo ha cambiado. Si el teléfono y tantas cosas más ya no son iguales que cuando era niño, pues, en lo relacionado al papel de la mujer, tampoco.

«Mi marido y yo tenemos una cuenta de banco juntos, y cada quien deposita ahí su sueldo. A veces es más alto el de mi marido, y a veces el mío», me dice Claudia, directora de Relaciones Públicas de Procter & Gamble.

«Hemos tenido ascensos cada uno en distintas etapas, y no pasa nada. Los gastos también nos los dividimos parejo y salen de la cuenta en la que ambos firmamos». Eso es un hombre seguro.

Celos

El hombre inseguro siente celos de que su mujer tenga contacto con otras personas, otros intereses, esté informada, y con pleno derecho de tratarlo a él de igual a igual.

También hay que considerar que, desde que la mujer salió a trabajar, el número de infidelidades femeninas ha aumentado. Si este hombre reforzara en su mujer lo que ella necesita, y conociera su propia valía personal y la de su pareja, las infidelidades y los celos no existirían.

Estrés

El estrés producido por el trabajo de ambos, es otro tema que se filtra entre la pareja. El hombre ya no encuentra en su casa ese oasis de descanso idealizado por pasadas generaciones. Su mujer también llega estresada por el tránsito, enojada con el jefe, o tensa por ese proyecto que está por aprobarse. Y, claro, al estar los dos como liga, cualquier incidente sin importancia se puede convertir en bomba nuclear.

¿Yo, ayudar en la casa?

Cuando la mujer aporta el 50 por ciento de los ingresos de la casa -por lo general-, ella espera que el hombre colabore, en la misma proporción, con las labores de la casa. Pero en la mayoría de los casos no es así. Muchas mujeres se quejan de que su marido o pareja no lava un plato, no cambia un pañal, ni se acomide -como diría mi mamá- a ayudarla. Y si el hombre llega a hacer algo, busca y espera que se lo festejen de manera desproporcionada a su esfuerzo. Cosa que la mujer no entiende. Y ese círculo vicioso afecta en la relación sexual y afectiva de la pareja.

Tan fácil que las cosas resultarían, y de hecho, ya resultan, en muchas familias cuando el hombre seguro de sí mismo apoya, ayuda y le entra parejo a los quehaceres de la casa. Además, es un gran ejemplo de educación para sus hijos, quienes, al ser mayores, repetirán las conductas aprendidas. Y, sobre todo, que la mujer no sólo lo va a valorar y a agradecer, sino que la va a enamorar más.

Fuente: Gaby Vargas

Te puede interesar

Más en:Ser Hombre

2 Comentarios

  1. ¡Hola Terapia integral!

    ¡Hola Jorge!

    Hay en el campo de las relaciones y en la seducción en sí, un mito sobre que si un hombre hace sentir segura y protegida a una mujer, la relación va viento en popa.

    Es esa imagen en la que el hombre está detrás de la mujer abrazándola con brazos de oso y ella protegida dentro de sus brazos.

    ¿Te suena familiar esa escena? Claro que sí, es una relación edípica, incluyendo los celos, de padre-hija. Los momentos de felicidad, ya sea, que hayan existido realmente, o no, en compañía de un hombre viril, sensible, fuerte…

    Hay hombres que, intentando responder a las necesidades emocionales, psicológicas y sexuales que una mujer siente que no le han sido satisfechas en su niñez, o que siente que puede volver a sentir, ya que tiene un hombre detrás de ella, muchos hombres se van a comportar, de forma tal que ella pueda compensar esas carencias, angustias, frustraciones, o volver a revivir esos momentos de sostén, junto a su padre.

    Al haber observado casos concretos en la vida real, el hecho de que un hombre, la quiera hacer sentir segura y protegida a la mujer, vuelve a los hombres más tensos, inseguros y frustrados.

    Aquí aparecen los celos: si otro hombre se le acerca a tu mujer, a la que querés hacer sentir protegida, y ella se pone a hablar fluidamente con él, podés llegar a tener celos incontenibles: ella desea a otro hombre. Pero…. ¿Por qué desea a ese hombre?

    Si tú te le acercas a otra mujer, ella se va a sentir desvalida, ya que estarías abandonando la relación, y por otra parte deja de tener la protección de ese hombre, que ella consideraba que lo tenía seguro. Pero… ¿Por qué deseas a esa mujer?

    Para pensar.

    Saludos, Marcelo Ale.

  2. necesito ayuda alguien puede enviarme material a mi correo sobre como ser un hombre seguro y hacer sentir segura y protegida a una mujer, y como controlar los celos, cualquier consejo opinion sera muy agradecida por mi

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *