Ser Mujer

Nacer por parto natural

Nacer por parto natural, es decir, vía vaginal, puede prevenir que los bebés sean enfermizos o padezcan infecciones.

Esto se debe a que el nacimiento representa el primer canal por el cual la madre transmite al bebé las bacterias buenas que colonizarán su intestino y conformarán su microbiota o flora intestinal.

Entre las funciones de la microbiota se encuentra, principalmente, el fortalecimiento del sistema inmune, el cual defiende de enfermedades e infecciones.

“Cuando nosotros estamos en el útero de la mamá y en el líquido amniótico, ahí, prácticamente, somos libres de gérmenes, no hay muchas bacterias. Entonces, tu primera inoculación, digamos, es al momento de nacer”.

La vagina está poblada de bacterias benéficas, señaló, y cuando el bebé pasa por ahí recibe las primeras bacterias con las que tiene contacto, como bifidobacterias y lactobacilos.

En cambio, el nacer por vía cesárea condiciona dicha transmisión, pues la primera exposición del niño es con la piel de la madre.

“La microbiota del bebé que nace vía cesárea se parece más a la de la piel de la mamá, o sea, encuentras otro tipo de células y eso hace que, como es la primera inoculación, entonces es la que más impacta”, agregó.

Por las condiciones de limpieza que llevan a cabo los médicos para realizar una cesarea, el infante nace en un medio ambiente prácticamente estéril.

Dijo que estudios que han realizado en niños que han nacido por ambas vías demostraron que los bebés de parto natural tienen más lactobacilos que los de cesarea, lo que abona a que sean menos enfermizos y disminuye el riesgo de infecciones.

La segunda forma de proteger al bebé y lograr que crezca sano es con la lactancia materna, sin embargo, en algunas mujeres sometidas a cesárea resulta complicado producir leche rápidamente.

Fuente: Elisa Gómez, INCMNSZ

You may also like

Leave a reply

Your email address will not be published.

More in:Ser Mujer