Belleza & PielDieta & Nutrición

Tu dieta se ve en tu piel

Una dieta balanceada en proteínas, vitaminas, carbohidratos y grasas repercute en el aspecto, color, elasticidad e hidratación de la piel.

La piel es un órgano en constante renovación por lo que es necesario mantener una alimentación saludable y equilibrada para mantenerla sana y evitar el daño por la acumulación de radicales libres y toxinas que dañas las células.

Agua. El agua es el secreto para mantener la vitalidad y suavidad de la piel. La capa córnea, que es la capa más superficial de la piel, concentra entre 10 y 20 por ciento del total de agua del organismo.

Los factores hidratantes naturales evitan la evaporación de agua en la piel que sin este líquido se volvería seca y envejecida.

Frutas o verduras verdes y rojas. Actúan como antioxidantes para evitar el daño provocado en las células por la acumulación de radicales libres, además de favorecer la cicatrización de los tejidos y combatir con las infecciones.

Algunas frutas como la manzana y las uvas contienen alfahidroxiácidos que ayudan a prevenir el fotoenvejecimiento.

Zinc y Hierro. Ayudan al óptimo mantenimiento de la salud del pelo y las uñas además de contribuir a una buena cicatrización de la piel.

Ácido linoléico. Está presente en los aceites vegetales como el de soya y girasol y es importante para mantener la lubricación de la piel.

Omega 3 y omega 6. Contenidos en el aceite de pescado, algunos mariscos, nueces y avellanas, promueven el buen funcionamiento de las células y la disminución del colesterol.

Fuente: Paloma Villanueva

Te puede interesar

Dejar tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *