¿Estás embarazada y crees que tienes gastroenteritis?

¿Estás embarazada y crees que tienes gastroenteritis?

¿Estás embarazada y crees que podrías haber contraído gastroenteritis? ¿Eso significa que tú y tu bebé podrían estar en peligro? ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor?

Durante el embarazo, muchas enfermedades pueden se pueden agravar, ¡no solo porque nuestro sistema inmunológico es más frágil, sino porque otra vida depende de nosotras.

Antes de que te imagines el peor de los casos, te decimos qué puedes hacer si tienes gastroenteritis durante el embarazo.

Aunque en algunos lugares se le conoce como gripe estomacal, la gastroenteritis no está relacionada con la influenza. Es una enfermedad causada por un virus o una bacteria que afecta el tracto digestivo, y no el respiratorio.

La mayoría de los casos de gastroenteritis son causados por una infección viral o bacteriana. El virus más común es el norovirus, que es increíblemente contagioso. Otras causas conocidas incluyen rotavirus, salmonella y E. coli.

Cuando el virus o las bacterias recorren el cuerpo, puede alterar el equilibrio del ácido del estómago, irritar el revestimiento del sistema digestivo e incluso causar un desequilibrio en las bacterias que viven en nuestro cuerpo.

El resultado son vómitos, diarrea, fiebre y dolor de estómago.

En la mayoría de los casos, la infección es muy leve y no progresará. Después de unos diez días, tu cuerpo habría acabado con la infección, reequilibraría las bacterias intestinales y curaría cualquier inflamación o daño causado.

¿Cómo puedo prevenir la gastroenteritis?

Cuando se trata de un virus, las únicas medidas preventivas son las vacunas (contra el rotavirus) y la buena higiene. Los virus y las bacterias pueden propagarse de muchas maneras diferentes, que incluyen:

  • Contacto humano.
  • Tocar una superficie contaminada por una persona infectada.
  • Comer alimentos contaminados.
  • No lavarse las manos después de cambiar un pañal o ir al baño.

Si estás vacunada, tu cuerpo tendrá anticuerpos para atacar al virus. Pero lo más importante es lavarse las manos antes de tocarse la cara o la boca para la prevención.

Cuando se trata de infecciones bacterianas, la buena higiene juega un papel aún más importante. Siempre debes lavar tus manos antes de preparar alimentos, después de manipular pañales, usar el sanitario, o al llegar a casa.

Las bacterias y los virus están en prácticamente todas las superficies que se te ocurran y no hay una forma segura de prevenir la exposición a ellos.

Además, es importante recordar que cuando estás embarazada, tu sistema inmunológico es más frágil y podría verse afectado por un virus o una bacteria que normalmente podrías combatir.

Si bien no hay ningún método para evitar que te enferme, estos son algunos consejos útiles para prevenir la gastroenteritis:

  • Lávate las manos: es especialmente importante hacerlo después de visitar el baño o cambiar un pañal, antes de preparar cualquier alimento, después de manipular carnes crudas o después de cualquier contacto físico con una persona enferma.
  • Ten en cuenta tu comida: además de lavarte cuidadosamente, también debe lavar y desinfectar cualquier fruta o verdura que comas. Mas si tendemos a consumir hortalizas y vegetales crudos o ligeramente cocidos.
  • Corta cualquier área que pueda tener suciedad o acumule pesticidas.
  • Evita las ensaladas de hojas y prefiere las verduras cocidas.
  • Cuidado con los alimentos crudos: especialmente durante el embarazo, evitar alimentos que pueden contener salmonella o E. coli, como el paté, el sushi, carnes crudas o los huevos crudos.

¿Cuáles son los síntomas de la gastroenteritis durante el embarazo?

Esta es una muy buena pregunta, porque puede ser difícil de decirlo con exactitud. Pero se presentan calambres, vómitos y la diarrea, así que no se sorprenda si no está completamente segura.

Aquí hay algunas pistas de que podrían indicarte si tienes gastroenteritis:

  • Otras personas tienen los mismos síntomas: si tu embarazo ha estado en orden y de repente todos en tu casa están vomitando y tienen calambres intestinales.
  • Fiebre: el embarazo puede venir con sensaciones de frío y calor, porque tu cuerpo está lleno de hormonas y está aprendiendo a regular su temperatura mientras aloja a tu bebé. Si tiene una temperatura superior a los 38 grados.
  • Cambios repentinos en los síntomas: si tu embarazo no te ha provocado náuseas y de repente está enferma cada hora, o si has estado enferma y de repente experimentas diarrea o fiebre.

Si experimenta alguno de estos síntomas, o simplemente sientes que algo está mal, consulta a tu médico de inmediato.

Riesgos de la gastroenteritis durante el embarazo

Las enfermedades cotidianas pueden convertirse en un problema aún mayor cuando estamos embarazadas. Muchos medicamentos, tanto convencionales como alternativos, podrían no ser seguros durante el embarazo y los síntomas que normalmente serían molestos ahora son un poco más graves.

Sin embargo, asegúrate de hidratarte tanto como sea posible, ya que la deshidratación extrema podría desencadenar un parto prematuro.

Remedios caseros seguros para la gripe estomacal

Si tienes síntomas complicados, como diarrea persistente o deshidratación, lo mejor es que acudas al médico, pero si no es el caso, un remedio casero te puede ayudar.

Si tu médico te da de alta, pero aun así te sientes mal, algunos de estos remedios te pueden ayudar, incluso durante el embarazo:

  • Muchos líquidos: solo tomar suficiente agua debería ayudarte. Inlcuso puedes tomar algo caliente, pero consulta a tu médico si tomas algún té o una bebida herbal, ya que algunos pueden poner en peligro tu embarazo.
  • Evita los alimentos picantes y vinagre: cualquier cosa que pueda irritar su intestino podría desencadenar acidez estomacal, lo que aumentaría la probabilidad de vomito.
  • El jengibre tiene un compuesto llamado gingerol que es un remedio antiinflamatorio y neutralizador de ácidos estomacales. Si lo tomas antes de acostarse, podría ayudarte a dormir mejor.
  • Chupar caramelos agrios, de menta o de anís podrían ayudarte a equilibrar el ácido del estómago y retener la comida.
  • Todos esos viajes al baño pueden causar irritación. Puedes usar toallitas limpiadoras para aliviar el ardor y la picazón causados por episodios repetidos de diarrea.
  • Descansar es una de las mejores cosas que puedes hacer, relájate. Tu cuerpo necesita tiempo para recuperarse, así que ahora es el momento de encontrar un lugar cómodo en tu sofá y quedarte allí.

Fuente: Mary Sweeney, Mom Loves Best.

Otros temas

Comparte tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *